Ya dejamos atrás Atenas, Budapest, Viena y Munich y llegamos a Praga, la hermosa ciudad a orillas del Río Moldava, la capital de la República Checa, la quinta parada de nuestro viaje de casi un mes a Europa en febrero de 2019.

Como siempre pueden ver en Europa 2019- La planificación, el detalle de la organización con sus costos de transporte y alojamiento, y en Europa 2019 – Opiniones finales, el resumen del viaje con opiniones lo más objetivas posibles de líneas aéreas, trenes, buses, alojamientos, clima en el invierno europeo, alquiler de autos, etc.

También les dejo mi Guía Diaria de Praga y el mapa de las principales atracciones, que quizás les sirva para organizar su propio viaje!!!

Praga

Praga es una ciudad hermosa, pero tiene la dudosa cualidad de estar llena de estafas y engaños a los turistas, como pudimos comprobar nosotros mismos en un lugar que nos cargaron el triple del costo de una comida en la tarjeta.
Les recomiendo ver los videos de Honest Guide en Youtube, donde les van a dar muchos datos útiles sobre la ciudad y les mostrarán varios tipos de engaños a los que se pueden ver expuestos.


 

Llegando a Praga

Desde Munich, como conté en la entrada anterior, viajamos en Flixbus. Esta vez, a diferencia del viaje anterior, nos pidieron todos los pasaportes y como teníamos un poco más de experiencia, llegamos un rato antes y subimos primeros al bus. Así evitamos que nuestros asientos ya reservados estén ocupados como nos pasó la primera vez.

El viaje fue como el anterior, muy bueno y muy puntual en la salida y la llegada. Tardamos poco más de 5 hs y hay varias paradas en Praga, nosotros elegimos la Estación Florenc a unas diez cuadras de nuestro alojamiento.

 

Nuestro alojamiento

Praga por suerte no es una ciudad cara para alojarse. Como cuento en relatos anteriores, al ser cinco personas nos convenía casi siempre reservar un departamento. Excepto cuando era demasiado caro, como nos pasó en Munich y Amsterdam.
Tuvimos muchas opciones para elegir y de hecho, como reservaba con cancelación gratuita, cambié varias veces hasta encontrar el que nos pareció mejor y por suerte no nos equivocamos.

La reserva la hicimos en Booking y el departamento es parte de varios que administra Old Town Square Apartments en plena Praga 1, la zona más turística de la ciudad, a dos cuadras de la Plaza de la Ciudad Vieja.
Nuestro departamento estaba a menos de dos cuadras de la administración, era muy cómodo y la ubicación inmejorable, a tal punto que no usamos transporte público ni una vez.
Tuvimos solo un problema y fue que el lavarropas tenía un cortocircuito y hacía saltar la llave térmica. Pedimos a la administración que lo reparen y como no podían hacerlo inmediatamente, nos lavaron y secaron todo ellos mismos en las máquinas que tienen en sus oficinas. Realmente lo recomiendo, porque resuelven los problemas.

Por este departamento pagamos casi €240 por las tres noches, a razón de solo €16 por persona y por día.

Old Town Square Apartments
Old Town Square Apartments

 

Cambiando moneda

En República Checa se utiliza la Corona como moneda, (CZK), y como dije antes hay que tener mucho cuidado con los lugares donde conseguir cambio.
Un lugar que recomiendan y que usé es Exchange en la calle Maiselova 2 en la Plaza de Franz Kafka, muy cerca de la Plaza de la Ciudad Vieja, detrás de la Iglesia de San Nicolás.

 

Día 1 – Conociendo Praga

Una vez acomodados y estando tan cerca, nos dirigimos a la Plaza de la Ciudad Vieja, el lugar más turístico de Praga y por supuesto de visita obligatoria.

En la plaza pueden ver el Ayuntamiento con su torre de 60 m y a la que pueden subir por cerca de €10.

En en la torre está uno de los íconos de la ciudad, el Reloj Astronómico, que fue construido en 1410 por el maestro relojero Hanus, a quien, según la leyenda, los consejales cegaron para que no repitiera su obra.
Está dividido en tres partes, el Calendario de Josef Manés con los meses y los signos zodiacales, el Reloj Astronómico que marca las órbitas del sol y la luna y el Carrillón con las figuras de los apóstoles, Jesús y la muerte que se mueven al compás de la música.

Frente al ayuntamiento pueden visitar la Iglesia de Tyn, un templo gótico de 1345, con la característica de que su entrada está oculta tras las fachadas de los edificios que dan a la plaza. La entrada es gratis, pero tiene horarios muy acotados. Si mal no recuerdo de 10 a 13 y de 15 a 17 hs.

Al lado de la iglesia se encuentra el Palacio de Golz Kinsky, actualmente convertido en la Galería Nacional de Praga, un hermoso y colorido edificio frente al monumento de Jan Hus.

Justamente en diagonal a la Iglesia de Tyn, hay otra iglesia, la de San Nicolás. un edificio barroco de 1737, que fue una abadía benedictina.

Plaza de la Ciudad Vieja
Plaza de la Ciudad Vieja
Plaza de la Ciudad Vieja
Plaza de la Ciudad Vieja

Estos son los principales edificios, pero no los únicos. La plaza está rodeada además de hermosas fachadas que hacen de la plaza un lugar inolvidable.

Desde la plaza caminamos unas pocas cuadras hasta otro de los puntos clásicos de la ciudad, el Puente de Carlos.
Es el puente más antiguo de Praga, fue iniciado en 1357 por Carlos IV en el mismo lugar que estaba el Puente de Judith, que se destruyó por inundaciones en 1342. Su nombre actual lo usan desde 1870, antes se llamaba Puente de Piedra o Puente de Praga.
Está limitado por dos torres separadas por los más de 500 m de largo del puente, la Torre de la Ciudad Vieja, del lado de la plaza y la Torre de la Ciudad Pequeña, al oeste en el barrio de Mala Strana.
Pueden ver en la Web del Puente varias cosas interesantes, un extraño juego de horas y números para decidir la fecha y hora de la fundación, detalle de las esculturas y un poco más de su historia.

Puente de Carlos
Puente de Carlos
Puente de Carlos
Puente de Carlos

No hicimos mucho más por este día, excepto perdernos por las calles de una ciudad realmente hermosa y comer un clásico de la zona, los Trodl, una especie de cono de masa bañada en azúcar con canela y que se rellena con helado, crema, nutella o lo que tengan a mano. Muy buenos!

Praga
Praga

 

Día 2 – Castillo de Praga y más

Este segundo día, temprano como siempre, nos fuimos a conocer el Castillo de Praga. Para eso cruzamos el Puente de Manés y subimos hasta la colina donde se encuentra el castillo.
Lo de castillo dista bastante de la imagen de fortaleza medieval, es más un conjunto de palacios y edificios religiosos sobre una colina.
Comenzó a construirse en el siglo IX y fue la residencia de los reyes de Bohemia. Dentro del complejo se puede visitar el Antiguo Palacio Real, actual residencia del presidente de la República Checa, la Catedral de San Vito, la Basílica de San Jorge, el Callejón de Oro, galerías de arte, etc.

Castillo de Praga

La Catedral de San Vito es un enorme edificio gótico del siglo XIV, donde fueron coronados todos los reyes de Bohemia y donde se encuentran tumbas de reyes, obispos y arzobispos.

Catedral de San Vito
Catedral de San Vito

El Antiguo Palacio Real fue construido con estilo románico en el siglo XII, pero cada gobernante fue haciendo modificaciones, pasando por el gótico y el renacentista.
En 1618 tuvo lugar la Defenestración de Praga, donde un centenar de nobles protestaron por la subida al trono de Fernando de Habsburgo. En el incidente, dos gobernadores se enfrentaron a los nobles y fueron arrojados por la ventana desde 15 m de altura. Increíblemente cayeron sobre un montón de estiércol y salvaron sus vidas.
La sala más impactante es el Salón de Vladislav, donde se celebraban coronaciones, banquetes y hasta justas a caballo.

Castillo de Praga

El Callejón de Oro es un conjunto de pequeñas casas de colores que en un principio fueron para alojar a los guardias del castillo. Un siglo después los orfebres ocuparon ese lugar, debido a lo que se dio el nombre al callejón.
Actualmente son casas de artesanías y souvenirs y donde se puede hasta disparar con ballestas por módicos €2.

Callejón de Oro
Callejón de Oro

Por último visitamos la Basílica y Convento de San Jorge, construida en el siglo X, aunque su fachada barroca es del siglo XVII, siendo la iglesia más antigua del complejo.

Basílica de San Jorge

Para visitar el castillo hay varias opciones de costo, nosotros elegimos el Circuito B, que por CZK 250, (unos €10), permite visitar la catedral, el palacio y el Callejón de Oro. Los menores desde 6 a 16 años pagan la mitad y los menores de 6 años entran gratis. También hay un Ticket de Familia que incluye dos adultos y un menor hasta 16 años por CZK 500

Después de la visita al castillo recorrimos las hermosas calles de la parte alta de la ciudad hasta la Colina Petrín.
En la colina está la Torre Petrín, de fines del siglo XIX, que actualmente es un mirador, pero que fue torre de observación y de telecomunicaciones.
Se puede subir pagando unos €8.
También hay un Laberinto de Espejos para los más chicos.
Realmente no nos pareció necesario subir y si no lo hacen tampoco vale mucho la pena subir a la colina. Lo mejor fue el camino desde el castillo con unas vistas geniales de la ciudad.

Torre Petrin
Praga

Ya pasado el mediodía bajamos de la colina hacia el Puente Jiráskuv, almorzando previamente en el Restaurante Carmelita. Este restaurante es bastante bueno y tiene un precio razonable. Lo dejo en el mapa.

Restaurante Carmelita Praga
Restaurante Carmelita Praga

Por el puente cruzamos el Río Moldava y nos encontramos con la Casa Danzante, un edificio deconstructivista de Frank Gehry terminado en 1996 que, con bastante imaginación, representa una pareja bailando. Más específicamente a Ginger Rogers y Fred Astaire.
En el último piso hay un restaurante y mirador, donde para acceder hay que hacer una consumición mínima. Como no nos pareció demasiado espectacular, preferimos no gastar.

Casa Danzante

El recorrido siguió hacia la Plaza de Wenceslao, en el centro financiero de la Ciudad Nueva. Su nombre es en honor a San Wenceslao, patrono de Bohemia. La «plaza» es en realidad un boulevard de casi ocho cuadras rematado al este por el Museo Nacional Checo y es la sede común de las manifestaciones públicas.

Plaza de Wenceslao

A poca distancia de la plaza se encuentra el Pasaje Lucerna, donde se puede ver una escultura colgante de Wenceslao montando un caballo cabeza abajo, (el caballo, no Wenceslao).

Pasaje Lucerna

Ya cerca de la Ciudad Vieja, pasamos por la Casa Municipal. Un edificio inaugurado en 1912, donde se proclamó la independencia de Checoslovaquia y donde está la principal sala de conciertos de la ciudad.
Se puede visitar pagando una entrada de CZK 290, un reducido de CZK 240 o un boleto familiar de CZK 500.

Al lado de la Casa Municipal, se encuentra en la entrada a la Ciudad Vieja, la Torre de la Pólvora.
La torre fue construida en 1475 y fue una de las 13 puertas de la muralla que daban acceso a la ciudad. En 1541 fue destruida por un incendio, pero poco tiempo después fue reconstruida. Durante el siglo XVII, comenzó a utilizarse como lugar de almacenamiento de la pólvora y de ahí su nombre.

Casa Municipal de Praga

Para terminar el día seguimos recorriendo las calles de la ciudad, donde vale la pena perderse y descubrir montones de lugares que no cuentan las guías turísticas.

 

Día 3 – Mala Strana y el Parque Letná

Empezamos la mañana conociendo una iglesia que quedaba a media cuadra de nuestro departamento y que vale la pena visitar, la Basílica de Santiago el Mayor.
Se comenzó a construir en el siglo XIII y completada por Carlos IV en el siglo XIV. Era comúnmente el lugar de las ceremonias funerarias de los reyes y se siguió con las remodelaciones hasta el siglo pasado para darle su actual aspecto.
La entrada es gratuita y llama la atención es color rosa de los muros que la hace característica.

Basílica de Santiago el Mayor

El resto del último día completo que pasamos en la ciudad lo dedicamos a recorrer el pintoresco barrio de Mala Strana, en la ribera oeste del río y al pie del Castillo de Praga.
Este barrio cuyo nombre significa Ciudad Pequeña, es uno de los más antiguos, remontándose al siglo VIII con la presencia de un mercado.
Además es el barrio más turístico y tiene muchos restaurantes y bares que complementan varias atracciones como el Parque Kampa, el Muro de John Lennon, el Museo de Kafka, la Iglesia de San Nicolás, la calle más angosta y muchas más, sin contar con las vistas al río con una enorme cantidad de cisnes y las obras de David Černý, como los Bebés sin Cara, los Hombres Orinando y varios hombres colgando por la ciudad. Realmente es un placer caminar por sus calles.

Muro de John Lennon
Bebes sin cara
Calle estrecha
Hombres Orinando
Praga
Calle estrecha
Rio Moldava

Desde Mala Strana y siguiendo hacia el norte por la margen del Moldava, se llega al Parque Letná. Una colina sin demasiados atractivos propios, pero con vistas excelentes de la ciudad. Además se puede ver el Metrónomo que simboliza los nuevos tiempos, justo en el lugar donde había una estatua de Stalin que fue derribada.
Casualmente fuimos testigos, desde la altura del parque, de un incendio bastante grande. Muy cerca del lugar por el que habíamos pasado minutos antes y que pueden ver en el video :0

Parque Letna
Parque Letna

Bajando del parque y cruzando el río por el Puente Checo se llega al Barrio Judío, donde pueden visitar si les interesa la Sinagoga de Klaus, un edificio del siglo XVII que tiene exposiciones y cobran una entrada que cuesta desde CZK 200, dependiendo de lo que quieran visitar, porque hay varios circuitos.

También en el límite del Barrio Judío con la Ciudad Vieja pueden visitar el Monumento a Kafka, donde lo podemos ver subido a un traje vacío que supuestamente representa la separación espiritual, etc, etc

Sinagoga Klaus
Monumento Kafka

Y así finalizó nuestra visita a la bella Praga, una ciudad para volver y disfrutar muchas veces.

En realidad no terminó así, porque a la noche fuimos a sacar unas fotos al Puente de Carlos y al día siguiente tomamos nuestro tercer Flixbus para ir a nuestro próximo destino, Berlín.

Nos vemos!!!

Praga
Praga
 
Translate »
Share This