Dos semanas en USA – 1ra. parte – Magic Kindom II

Dos semanas en USA – 1ra. parte – Magic Kindom II

En este relato les quiero contar mi viaje de enero de 2017, con mi mujer y mis dos hijos, donde recorrimos un poquito de Estados Unidos.
Más precisamente, fuimos a los parques de Orlando, Las Vegas, El Gran Cañón del Colorado y Los Angeles, visitando cuatro estados, Florida, Nevada, Arizona y California respectivamente.

En las tres primeras partes, me voy a referir a los parques de Orlando. No fuimos a todos, solo al Magic Kingdom de Disney y Universal Studios e Isla de la Aventura, ambos de Universal.

Para llegar de Argentina a Orlando o donde en realidad nos alojamos, en Kissimmee, viajamos a Miami y desde allí en auto. Son casi 400 km.
La decisión de ir a Miami en lugar de Orlando directamente, la tomamos porque el pasaje directo costaba mucho más y preferí manejar y gastar en otras cosas.
De cualquier manera, si no les importa gastar un poco más o encuentran buenos precios de vuelos, obviamente es mucho mejor ir directo.
Los vuelos, de Buenos Aires a Miami, de Miami a Las Vegas y de Los Angeles a Buenos Aires, los compramos en Expedia. Realmente es un proveedor con el que nunca tuvimos problemas y siempre encontramos buenos precios.
Lo único malo es que no se puede pagar en cuotas, así que tendrán que ver donde les conviene más, si compran con mucha anticipación o aprovechan ofertas de último momento. Cada situación es particular.

 

 

 

Para nuestro alojamiento, preferimos hacerlo fuera de los parques por varias razones. Por supuesto reconozco las ventajas de estar dentro de “la magia”, se pueden aprovechar planes de comida gratis, tienen traslado desde los hoteles a los parques, están ambientados, no pagan estacionamiento, tienen horas extras, etc.
Pero, siempre hay un pero, cuando comparamos con alojamientos externos, siempre nos cuesta menos y nos dan más comodidad. En este caso reservamos nuestro alojamiento por Booking, en Encantada Resort. Un lugar muy lindo, muy seguro y con una casa de tres dormitorios y pileta privada, máquinas de lavar y secar y cocina super completa, por un precio que no tenían los hoteles más baratos de Disney o Universal.

Magic Kingdom

Este parque lo comento en “Magic Kingdom, un viaje a nuestra infancia“, así que no me voy a extender y solo dejaré los principales consejos que puedo dar, que son, leer Viajero Mágico, llegar temprano, preparar o buscar una estrategia de recorrido y sacar los “Fast Pass +” lo antes que puedan, (60 días antes si se alojan en Disney o 30 si lo hacen afuera).
Si quieren ahorrar un poco de dinero, pueden llevar comida sin problemas y algunas botellas de agua, que podrán recargar en el parque. En Walmart 24 botellas cuestan U$S 3,50, en los parques U$S 2,50 cada una.
Ya que hablamos de precios, les cuento que para los que se alojan fuera de Disneyworld, el estacionamiento en 2017 cuesta U$S 20 por todo el día.

Otros consejos que me parecen fundamentales son, evitar ir en verano porque el calor es agobiante y la cantidad de gente muy alta y consultar el Calendario de Multitudes de Undercovertourist, para poder elegir el parque que visitaran cada día, sin largas esperas en los juegos que les arruinarán “la magia”.
Nosotros fuimos en invierno y hacía unos 28 ºC, así que imaginen el verano.

A los juegos que más largas esperas tienen, les conviene ir con “Fast Pass +” o a primera hora. Generalmente están en el fondo y si van directo sin parar a sacar fotos, comprar en los negocios o en los juegos más cercanos a la entrada, van a entrar rápido o con esperas mínimas.

Hubo un par de cambios con respecto a nuestra visita anterior. Uno, los ya comentados “Fast Pass +”, que son tres y se reservan por internet. Cuando se terminan de usar, pueden empezar a sacar otros en el parque.
Otra modificación, es la creación de Seven Dwarfs Mine Train, en criollo El tren de La Mina de los Siete Enanos, una montaña rusa rápida pero no fuerte, que reemplazo el trencito de Blancanieves. Aconsejado para Fast Pass, tiene mucha espera para un juego que dura muy poco.
La última que recuerdo, es la desaparición de Main Electrical Parade, el desfile nocturno con las carrozas iluminadas, que seguramente extrañaremos.

Y al cierre disfruten Wishes, para mí el mejor espectáculo de los parques.

 

Quiero para terminar, destacar el trabajo que hay en los parques. Es realmente impresionante entrar por ejemplo a It’s a small world y ver cientos de muñecos limpios con sus vestidos en perfecto estado e imaginar la cantidad de gente y el trabajo que debe tomar el mantenimiento solo de ese juego.
Otra cosa para destacar es la organización que hay. Yo olvidé mi cámara en el sector fumadores, todavía no entiendo como, y desde el personal de limpieza que lo encontró, hasta los empleados del Guess Center, se ocuparon de ayudarme a recuperarla.
Desde este modesto lugar, Gracias!

 

Si quieren ver la galería de fotos completa de Magic Kindom y Universal, pueden verla aquí.

En la segunda parte de nuestro viaje les contaré detalles de Universal Studios, un parque que no conocíamos y que disfrutamos visitándolo.

 

Dos semanas en USA – 2da. parte – Universal Studios

Dos semanas en USA – 2da. parte – Universal Studios

Como conté en la 1ra. parte – Magic Kindom II, esta visita a Universal Studios es parte de un viaje de dos semanas, donde después de Orlando visitaremos Las Vegas, El Gran Cañón del Colorado y Los Angeles.

En este parque, también valen las recomendaciones que doy siempre, leer Viajero Mágico, llegar temprano y preparar o buscar una estrategia de recorrido.
Si quieren ahorrar un poco de dinero, pueden llevar comida sin problemas y algunas botellas de agua, que podrán recargar en el parque. En Walmart 24 botellas cuestan U$S 3,50, en los parques U$S 2,50 cada una.
El estacionamiento de Universal e Isla de la Aventura en 2017 cuestan U$S 20 por todo el día, pero si llegan después de las 18 hs, solo pagarán U$S 5.

Volviendo al parque en sí, está dedicado principalmente al cine, al igual que Hollywood Studios de Disney, y había quedado rezagado en la preferencia de la gente hasta la aparición de Harry Potter con el Callejón Diagon y Escape de Gringotts.

Al igual que Isla de la Aventura, el niño mago cambió mucho el panorama de los parques Universal.

 

 

En ambos parques de Universal, se puede conseguir evitar las colas con el pase “Universal Express“, que a diferencia del “Fast Pass +“, no es gratuito y cuesta cerca de U$S 60. Realmente si no es una época de concurrencia masiva, como Semana Santa, Navidad o Día de Acción de Gracias, creo que no justifica la compra.
Lo bueno que se puede destacar, es que sirve para todos los juegos, no solo para los elegidos como en Disney.

Universal Studios está dividido en zonas alrededor de un lago, donde por la noche se presenta el espectáculo Cinematic Spectacular y por la tarde lo rodea el desfile Universal’s Superstars Parade.

Las atracciones principales y que tienen por ende largas esperas, como siempre les recomiendo hacerlas a la hora de apertura o casi al cierre.

Les dejo, según mi criterio, lo más destacado de cada zona.

Producción Central

Es el sector con más puntos fuertes y está a la izquierda de la entrada.
Se destacan Despicable Me Minion Mayhem, un simulador en 3D, (con demasiadas caidas virtuales para mi gusto), pero que los admiradores de los Minions van a disfrutar.

Shrek 4-D, una película con efectos de movimiento de butacas, agua que cae y el calor de las llamas de la dragona. Tiene un introducción demasiado larga y hasta aburrida y la película no es gran cosa.

Hollywood Rip Ride Rockit, una montaña rusa con una subida a 90 º y una caída a 85. Demasiado para mí, supongo que los amantes de la adrenalina les va a gustar.

Transformers. Un simulador 3D, muy bueno, aunque a veces las escenas pasan tan rápido que pierden un poco de efecto. Los fans seguramente lo encontrarán interesante y además cada cierto tiempo, en el callejón junto a la entrada, aparece alguno de los personajes para ver y sacarse alguna foto.

New York

Lo mejor de esta sección es claramente Revenge of the Mummy. Un recorrido bastante movido, escapando de la furia de la momia que supo enfrentar Brendan Fraser.

San Francisco

Antigua ubicación de Terremoto y la similar Disaster, ahora solo queda Beat Builders. Son bailarines que desarrollan sus habilidades entre andamios con cascos de constructor.
Frente a esta sección, está el muelle donde podrán sacarse fotos con el ya desaparecido Tiburón.

World Expo

Aquí pueden subir a los carritos de Men in Black y tratar de sumar puntos disparándole a los aliens.
Un aviso, hay que apuntar a las “Z“, para sacar más puntos

Springfield home of the Simpsons

En la zona de los Simpson, pueden subir a la montaña rusa The Simpsons Ride o tomar algo en la Taberna de Moe y tener fotos con los personajes.
Cuando fuimos estuvo cerrada, así que no la vivimos personalmente.

Woody Woodpecker KidZone

Para los más chicos o grandes con reminiscencias, lo mejor de esta zona es Woody Woodpecker’s Nuthouse Coaster y el patio de juegos de Faivel.
La primera, una montaña rusa muy suave, pero rápida y por suerte con poca espera. Les va a gustar.
El segundo un lugar con trepadoras, toboganes, redes y más, que a los más chicos los divierte y a los grandes les da un descanso.

Hollywood

En esta sección, especialmente dedicada al cine, se destaca con poco Terminator II 3-D.
Mezcla de película y actuación en vivo, tiene una introducción muuuuy larga y muuuuy tonta, con una narradora muuuuy…..

The Wizarding World of Harry Potter – Callejón Diagon

Por lejos lo mejor del parque. Con la ambientación de Londres y a través de muros de ladrillos se entra en el Callejón Diagon, donde podrán ver una recreación excelente de los lugares de las películas, comprar varitas y tomar cerveza de manteca. (Que si quieren saber, tiene gusto a crema batida).

La atracción principal es la no tan nueva Escape de Gringotts, un simulador parecido al de la Isla de la Aventura, con mejores imágenes, pero que parece bastante más corto.
Antes de entrar y mientras esperan, pueden admirar la excelente escenografía del banco de los duendes.

 

En este lugar, también está la estación de trenes de King’s Cross, donde si tienen Tickets Park to Park, podrán subir al Expreso de Hogwarts y llegar en Isla de la Aventura a la estación Hogsmeade.
Les recomiendo que tomen el tren solo si hay poca espera, porque el viaje dura solo 4 minutos y no es tan espectacular. Excepto si van un solo día y quieran hacer el esfuerzo para sacarse las ganas.

 

En resumen el parque está bueno, pero se nota mucho la diferencia entre las atracciones pre y post Harry Potter.
Las antiguas no tienen tan buenas imágenes y supongo que con el tiempo las irán renovando.

Un dato más, para la compra de tickets no dejen de visitar ***Undercovertourist, donde se pueden conseguir promociones interesantes para Universal, no tanto para los parques de Disney.

*** (Deben verificar que puedan comprar desde su país, porque desde enero de 2017, cambiaron las normas de seguridad y por ejemplo, no venden para Argentina)

Nosotros compramos dos días Park to Park y nos regalaron dos más. Igualmente con dos días, se recorren perfectamente los dos parques.

Si quieren ver la galería de fotos completa de Magic Kindom y Universal, pueden verla aquí.

En la tercera parte de nuestro viaje les contaré detalles de Island of Adventure, un parque excelente para toda la familia y con juegos para todas las edades. Para nosotros uno de los mejores.

Dos semanas en USA – 3ra. parte – Island of Adventure

Dos semanas en USA – 3ra. parte – Island of Adventure

Como conté en las entradas anteriores de Magic Kindom y Universal Studios, esta visita a Island of Adventure es parte de un viaje de dos semanas, donde después de Orlando visitaremos Las Vegas, El Gran Cañón del Colorado y Los Angeles.

La isla era el parque menos visitado, pero al igual que Universal, cambió con la llegada de Harry Potter.
La llegada del niño mago, no solo agregó un sector excelente, sinó que potenció lo bueno que ya había en el parque.

 

 

El parque se organiza en islas, alrededor de un lago, donde casi todas tienen juegos interesantes.

Como siempre, recomiendo ver los de más concurrencia apenas abre el parque o cerca del cierre. Les aconsejo cerrar los ojos y llegar hasta el fondo al abrir el parque. Allí pueden conocer la tierra de Harry y después volver hacia la entrada con mucha más tranquilidad.
No olviden las recomendaciones que doy siempre, leer Viajero Mágico, llegar temprano y preparar o buscar una estrategia de recorrido.
Si quieren ahorrar un poco de dinero, pueden llevar comida sin problemas y algunas botellas de agua, que podrán recargar en el parque. En Walmart 24 botellas cuestan U$S 3,50, en los parques U$S 2,50 cada una.
El estacionamiento de Universal e Isla de la Aventura en 2017 cuesta U$S20 por todo el día, pero si llegan después de las 18 hs, solo pagarán U$S 5.

Ahora, les dejo, según mi criterio, lo más destacado de cada zona.

Marvel Superhero Island

En la tierra de los héroes de Marvel hay dos atracciones especialmente destacadas, The Amazing Adventures of Spiderman y The Incredible Hulk Coaster.
El primero es un simulador, donde ayudaremos al Hombre Araña a luchar contra los villanos en Nueva York saltando por los edificios y cayendo del Empire State. Un juego excelente.
El segundo es una montaña rusa fuerte, (prohibida con el estómago lleno), que renovaron hace poco haciéndola más larga. Para los que disfrutan de la adrenalina, es genial.
Un consejo, no la hagan dos veces seguidas, probablemente se sientan mal.
Una tercera atracción que les puede gustar a los amantes de las caídas libres, no es mi caso, es Doctor Doom’s Fearfal. Es el típico carro que sube por una torre y lo dejan caer.

Toon Lagoon

Siguiendo hacia la izquierda, después de Marvel, encontraran la tierra de Popeye y sus amigos, (y enemigos).
Lo mejor, son dos juegos donde se empaparán, pero se irán a secar contentos.
Uno, Popeye & Bluto’s Bilge-Rat Barges y el otro Dudley Do-Right’s Ripsaw Falls. Para ambos les aconsejo el uso de los ponchos impermeables, porque son recorridos por el agua y en las bajadas se van a mojar bastante. Muy buenos.

Skull Island, the Reign of Kong

Lo más nuevo de la Isla, realmente está muy bien hecho y da para repetirlo.
Es un simulador, donde el camión en el que viajaremos es atacado por bichos gigantes y tiranosaurios. Por suerte vendrá el mono gigante y nos salvará, aunque no con mucha delicadeza.
Es genial, lo único que criticaría es que parece demasiado corto el recorrido. Quedan ganas de más.

Jurassic Park

La zona de los dinosaurios está justo frente a la entrada, pero al otro lado del lago. Tiene juegos muy buenos y alguno muy malo.

Lo mejor sin dudas es Jurassic Park River Adventure, donde recorreremos un río y descubriremos que los dinosaurios escaparon. Al final una sorpresa que no quiero contar, pero lleven el poncho :)
Traten de evitar El vuelo del Pteranodón si hay mucha espera, realmente no lo vale.

The Wizarding World of Harry Potter – Hogsmeade

El sector que revolucionó la Isla, es de lo mejor. Desde la recreación de Hogsmeade, pasando por el increíble castillo de Hogwarts, creo que hasta a los no fans de Harry les va a gustar.
Además de los juegos, aquí pueden comprar varitas en Ollivander’s o golosinas mágicas en Honeydukes.

Lo mejor por escándalo, es Harry Potter and the Forbidden Journey. Un simulador excelente, no de tanta calidad gráfica como el de Gringotts, pero para mí sigue siendo el mejor de todos los parques.

También en esta zona pueden disfrutar de Dragon Challenge, dos montañas rusas que se entrelazan y nos sacuden bastante.
Por último Flight of the Hippogrif, otra montaña rusa muy suave, que a los chicos les va a gustar.

Aquí, también está la estación de trenes de Hogwarts, donde si tienen Tickets Park to Park, podrán subir al Expreso de Hogwarts y llegar en Universal Studios a la estación King’s Cross.
Les recomiendo que tomen el tren solo si hay poca espera, porque el viaje dura solo 4 minutos y no es tan espectacular. Excepto si van un solo día y quieran hacer el esfuerzo para sacarse las ganas.

The Lost Continent

De esta isla, la verdad no vimos casi nada.
Les puedo contar de la Fuente Mística, con la que podrán charlar un rato si tienen claro el inglés.
La Furia de Poseidón, es otro espectáculo mitad actuado, mitad película y El octavo viaje de Simbad, una teatralización con dobles de riesgo al estilo de Indiana Jones.

Seuss Landing

La isla de los más chicos es increíblemente colorida y personalmente me encanta.
Lo mejor, The Cat in the Hat, donde visitaremos en carritos, la casa donde Thing 1 y Thing 2 armaron un lindo lío y el gato tendrá que arreglarlo antes de que vuelvan mamá y papá.
También pueden recorrer en parque en The High in the Sky Seuss Trolley Train Ride!, un trencito que los llevará sobre el parque y entrará en la carpa del Circo Mc Gurkus. Muy lindo paseo.
Finalmente pueden subir a la calesita o a los peces voladores de One Fish, Two Fish, Red Fish, Blue Fish.

 

Mi opinión final, es que este parque es de los mejores, seguro lo disfrutarán.
Las entradas las pueden comprar en la web de Universal o en Undercovertourist, que a veces tiene muy buenas ofertas.

Si quieren ver la galería de fotos completa de Magic Kindom y Universal, pueden verla aquí.

En la cuarta parte de nuestro viaje les contaré nuestra visita a Las Vegas, una ciudad alucinante creada en el desierto y que los deslumbrará con su escenografía y sus luces.

Dos semanas en USA – 4ta. parte – Las Vegas

Dos semanas en USA – 4ta. parte – Las Vegas

Esta es la cuarta parte de mi viaje de enero de 2017, con mi mujer y mis dos hijos, donde recorrimos un poquito de Estados Unidos.
En las tres primeras partes, les conté sobre algunos parques de Orlando: Magic Kingdom de Disney, Universal Studios e Isla de la Aventura, estos últimos de Universal.

Después de Orlando, volvimos a Miami a tomar el avión que nos llevaría a nuestro próximo destino, Las Vegas.

La idea era estar dos noches y después ir al Gran Cañón del Colorado, pasar una noche y volver dos noches más a Las Vegas.
Aquí pudimos comprobar que hasta los mejores planes pueden alterarse, lo importante es saber recalcular sobre la marcha. Ya van a ver por qué.

La ciudad de Las Vegas, está supuestamente en un desierto, pero los alrededores son bastante más que tierra y piedras. No muy lejos, las montañas nevadas le dan un marco muy interesante y puedo decir que las rutas hacia el Gran Cañón al este y a Los Angeles al oeste, son caminos muy bonitos entre sierras y montañas.
El clima en enero es bastante fresco, hace entre 5 y 15 ºC. Bastante bien para pasear y recorrer, porque en verano llega a más de 40ºC

 

Para nuestras primeras dos noches, nuestro alojamiento fue en el Hotel Hilton Grand Vacations on Paradise at Convention Center. Cuanto nombre, no?

Este hotel está a dos cuadras de la Strip, cerca del Circus Circus, no tiene casino, pero si piscina y habitaciones tipo apartamento para cuatro personas, con una sala de estar y un dormitorio separado. También tiene cocina y máquina de lavar y secar.
La verdad estuvo casi bien, pero tuvimos un olvido cuando hicimos el check-out y aunque llamamos antes de que entrara el siguiente huésped, nunca apareció lo que olvidamos.
Realmente nos decepcionó, por eso lo cuento, porque se supone que tanto nombre tendría que tener más responsabilidad.
Parece que tienen un problema, ya sea porque la persona que limpia no lo hizo bien o porque alguien en la cadena se quedó con algo ajeno.

Bueno, como dicen, “lo que pasa en Las Vegas, queda en Las Vegas“, así que vamos a lo importante.

Cuando planeamos el viaje, lo que sabíamos de Las Vegas era que estaba llena de casinos, que le dicen “la Ciudad del Pecado“; que había hoteles increíblemente ambientados, muy lujosos y que se podía entrar libremente a conocerlos o ver algún espectáculo.
La pregunta era que hacer con chicos, porque a los casinos no pueden entrar menores de 21 años. Mis hijos tienen 12 y 19, así que nos quedaba conocer algunos hoteles, la Calle Freemont y ver algún espectáculo, si era gratis mejor.

Y eso hicimos. Como en la primera etapa en la ciudad solo íbamos a estar poco más de un día, decidimos ir a recorrer la Strip.
La Strip es la columna vertebral de Las Vegas, va de norte a sur y es donde se concentran los hoteles más modernos y lujosos, y que hizo que la parte antigua de la ciudad, los alrededores de la Calle Freemont, quedaran como un atractivo turístico más que el centro del juego y la actividad nocturna que había sido hasta fines de los ’80.

Recorrer la Strip no es tan sencillo, son unos 7 km, pero además para cruzarla, hay que subir y bajar puentes peatonales, que están ubicados cada dos o tres cuadras. Todos tienen escaleras mecánicas, que no siempre funcionan y ascensores.
A veces para llegar a la esquina opuesta se tarda más de cinco minutos, porque también hay que pasar por dentro de algún comercio.
Si además nos paramos a mirar algún artista callejero o un hotel, (solo por afuera), hace falta una semana para recorrerla.
Lo bueno es que si van en auto, hay estacionamiento gratuito en los hoteles. Algunos no cobran nada, como el Venetian y otros como New York New York o el Bellagio, dan una hora gratis y después cobran U$S 7 por 4hs.

Ahora, les cuento un poco de los hoteles más destacados, empezando desde el norte y yendo hacia el sur.

 

Una torre parecida a la de los aeropuertos, tiene en la parte más alta montañas rusas y juegos de caída libre para los más valientes. Uno de los packs vale alrededor de U$S 40.
Ambientado al estilo del circo, tiene espectáculos gratuitos y montañas rusas con un costo que va de U$S 6 el juego individual a U$S 32 el pase adulto para todo el día.
En este hotel pueden ver espectáculos musicales en vivo y una pequeña fuente de aguas danzantes.

Con toda la escenografía bastante bien lograda de Venecia, realmente este hotel se destaca en la Strip.
Además pueden hacer un paseo por un canal interior en góndola. Cuesta U$S 116 el paseo privado para dos.
Increíble, en la verdadera Venecia cuesta € 80 el paseo para seis personas!!!

El hotel de la Isla del Tesoro está rodeado de agua y con barcos piratas sobre la Strip, presenta un espectáculo gratuito cada media hora. También presenta exhibiciones y al Cirque du Soleil, con entradas desde U$S 69.

El primero en construirse en el Boulevard Las Vegas, en 1989, además del omnipresente casino ofrece espectáculos musicales y al estar ambientado en la Polinesia, también tiene un volcán, tigres, leopardos y delfines.

Inspirado en la antigua Roma, es uno de los hoteles más lujosos y se hizo muy famoso con la presentación de los más importantes combates de boxeo. Actualmente, artistas como Celine Dion, Elton John y Rod Stewart, presentan allí sus espectáculos.

El hotel más lujoso de la ciudad, de cinco diamantes, tiene la genial fuente de aguas danzantes que todas las noches hacen que mucha gente la disfrute. También presenta al Cirque du Soleil, con entradas desde casi U$S 100.

Con la Torre Eiffel de unos 100 m de altura y un mini Arco de Triunfo, recrea sectores de la Ciudad Luz. Se puede subir a la torre y cuesta U$S 20, más o menos lo mismo que la verdadera.

Ambientado en la Gran Manzana, en el frente tiene réplicas más pequeñas de edificios como el Empire State y el Chrysler y una reducida Estatua de la Libertad. También tiene una montaña rusa bastante importante, que se puede ver desde la calle.

Imaginando el legendario castillo medieval de Camelot, ofrece una cena show con el Torneo de los Reyes, donde caballeros de brillante armadura combaten a caballo en la arena. Cena y show por unos U$S 56 por cabeza.

Tematizado en el antiguo Egipto, con su pirámide y su esfinge, presenta espectáculos como Blue Man Group a casi U$S 65 y Bodies, the Exhibition a unos U$S 32.

Su atracción más importante es el Shark Reef Aquarium, donde además de ver más de 2000 peces, se puede hasta bucear con tiburones por uno módicos U$S 650. No me dijeron si nos podíamos llevar al tiburón a casa por esa plata.

Cambiando de actividades, se pueden hacer varias excursiones en Las Vegas. Las que averigüé, todas bastante caras.
Por ejemplo, se puede visitar El Gran Cañón del Colorado en bus, en helicóptero, en avioneta y vaya a saber uno en que otro medio de transporte. Son unos 450 km y la excursión en bus costaba U$S 150 por cabeza. En helicóptero, más de U$S 300.

Más cerca de la ciudad, se puede visitar la Presa Hoover por unos U$S 85.
Hoover Dam, fue construida en los años ’30, debido a las inundaciones que producía el Río Colorado por el derretimiento de nieve de las Montañas Rocallosas. Además con su construcción se pudo proveer a la zona sur de California de agua potable constantemente.

Otra visita que hicimos en Las Vegas, fue a Pawn Gold & Silver, la tienda de empeños de “El Precio de la Historia“, el programa de History Channel.
Un lugar interesante para el que le gusta ver antigüedades o clásicos de la historia, como juguetes, autógrafos de estrellas de Hollywood, armas antiguas, etc.
Por supuesto, no pudimos ver a los protagonistas. No sé, escuché que son actores, que está todo armado para TV, puede ser verdad o no. Si alguien estuvo y los vió me gustaría que me cuenten.

No puedo dejar de hablar de las compras en Las Vegas. Como habíamos estado en los outlets de Orlando y no teníamos mucho tiempo, no visitamos los de Las Vegas, pero les puedo contar que hay dos Premium Outlets, uno al norte y otro al sur, cerca del aeropuerto.
Dicen que Las Vegas es muy barato, pero las tasas de los artículos son más altas que en Florida. De hecho el 15 de enero, las tasas de los hoteles aumentaron un 50%, así que no sé cuan conveniente podría ser.

Hay otro lugar para comprar en la Strip, el Fashion Show Mall, donde además de comprar, pueden ver desfiles y comer algo en el patio de comidas. Nosotros estuvimos en la pizzería Grimaldi’s, una sucursal de la famosa del puente de Brooklyn, y la verdad es que la calidad es la misma, muy buena.

Después de las dos noches que estuvimos, nos fuimos en auto al Gran Cañón del Colorado, (visita que contaré en la próxima entrada), y después volvimos una noche más a Las Vegas.

Esta vez nos alojamos en el Super 8, al norte de la Strip. Es estilo motel, pero tiene habitaciones cuádruples y estacionamiento. Por dos noches, solo pagamos U$S 80. Realmente cumplió su función.

Esa noche fuimos recorrer la Calle Freemont. Un lugar muy pintoresco, de unas tres o cuatro cuadras, con un techo que la cubre y sirve de pantalla para videos musicales.
A diferencia de la Strip, donde hay que caminar mucho y todo está separado, en Freemont está todo junto, con casinos, chicas con vestido de novia para sacarse fotos y quizás algo más, negocios de souvenirs y una tirolesa que recorría todo el largo de la calle a unos 15 m de altura.

Nos despedimos de la ciudad, visitando el famoso cartel “Welcome to Las Vegas“, que está en la Strip, a la altura del aeropuerto. Por suerte tiene estacionamiento y se pueden sacar fotos tranquilamente.

Como resumen, puedo decir que Las Vegas es principalmente para gente que le gusta el juego y la vida nocturna, para ir con amigos y descontrolarse un poco.
Van a encontrar casinos, máquinas tragamonedas y sus correspondientes jugadores a toda hora y en todos lados, hasta en el aeropuerto.
También hay infinita cantidad de capillas, ya que mucha gente se va a casar a Las Vegas, algunos no demasiado sobrios. Pero bueno, la cosa es que es muy fácil, no piden mucho requisito y pueden armar bodas temáticas, como por ejemplo que los novios estén vestidos de superhéroes, de gladiadores, príncipes y lo que se les ocurra. Cada una con su correspondiente precio.

A diferencia de Orlando, había bastante gente durmiendo en la calle y se veían borrachos de la mañana a la noche. Después de las 11 de la noche, el ambiente no es tan agradable.

Y así, desde Las Vegas nos fuimos a Los Angeles, siempre en auto. Visita que les contaré después de la del cañón.

También les dejo la galería de imágenes completa, que seguro les va a gustar

Dos semanas en USA – 5ta. parte – Gran Cañón del Colorado

Dos semanas en USA – 5ta. parte – Gran Cañón del Colorado

Esta es la quinta parte de mi viaje de enero de 2017, con mi mujer y mis dos hijos, donde recorrimos un poquito de Estados Unidos.
En las cuatro primeras partes, hablé sobre algunos parques de Orlando: Magic Kingdom de Disney, Universal Studios e Isla de la Aventura, estos últimos de Universal y también de Las Vegas.

Desde esta última ciudad, pensamos hacer una escapada al Gran Cañón, más precisamente al South Rim, el extremo sur, el más visitado.
Pueden encontrar información muy útil en la web del Grand Canyon National Park, donde les hablarán del clima, los miradores, alojamientos, restaurantes, etc.
Hay otro sector que está fuera del Parque Nacional y más cercano a Las Vegas, pero por lo que leí, a pesar de tener el puente vidriado Skywalk, no tiene tan buenas vistas.

El Gran Cañón, está ubicado a unos 450 km de Las Vegas, en el estado de Arizona. Hay muchos tipos de excursiones, en bus, en helicóptero, en avión. Pueden hacer cabalgatas, rafting o simplemente internarse caminando en los senderos.
En invierno, como es nuestro caso, el Extremo Norte está cerrado y en el sur hace mucho frío, unos -5ºC, así que si pueden eviten esta época y también el verano porque es demasiado caluroso.

El South Rim, está a una altura de 2300 m sobre el nivel del mar y 800 m sobre el Río Colorado.

Desde Las Vegas es muy fácil llegar, saliendo por la US-93 se llega en Kingman a la Interestatal 40 y en Williams, se gira a la izquierda para tomar la AZ-64, que los llevará directo a la entrada del Parque Nacional.
La entradas cuestan U$S 15 cada uno si van en una excursión o U$S 30 por auto, incluyendo todos sus ocupantes, si lo hacen en forma particular.

Las rutas son tranquilas, por lo menos en invierno y recorren sierras, que en enero se ven nevadas

 

Hasta aquí, lo que sabíamos antes de planificar el viaje. Cuando realmente tuvimos que ir, la cosa se complicó un poco.
Justamente en la fecha de nuestra visita, había un alerta por tormenta de nieve, que nos tuvo dudando hasta el último minuto si íbamos o no.
Esta tormenta venía desde el Pacífico y pasó por Los Angeles y Las Vegas, no en forma de nevada, pero si de vientos y lluvias fuertes.

La idea original era salir a la mañana, llegar a mediodía, almorzar, ver el cañón, disfrutar el atardecer, quedarnos a dormir y al otro día, dar una vuelta y volver a Las Vegas. No fue tan así.
Finalmente, con un pronóstico que decía que al día siguiente cesaría el alerta, decidimos ir. Que podía pasar?

En el camino, sabíamos que atravesábamos parte de la Histórica Ruta 66, así que al llegar a Williams, salimos de la interestatal y llegamos al pueblo.
Realmente recomiendo la visita. Es un pueblito muy pintoresco, que además estaba nevado, y comimos en un lugar que se llama Goldie’s, que nos pareció buenísimo.
Con el ambiente de los ’60, se podían ver el mapa de la ruta, una muñeca de Betty Boop de tamaño humano, fotos antiguas y hasta el menú recordaba esa época.

Después de almorzar retomamos el camino y después de 100 km, llegamos al parque, donde ya el agua nieve estaba presente.
Nos alojamos en el Maswik Lodge y fue una muy buena elección, ya se darán cuenta por qué.
El Maswik está en Grand Canyon Village, como dije, dentro del Parque Nacional. Tiene una especie de lobby central y edificios de dos plantas alrededor, con varias habitaciones cada uno.

 

Apenas dejamos la camioneta que, les recuerdo, alquilamos en Las Vegas, subimos las valijas a nuestra habitación y cuando bajamos, la camioneta ya estaba atascada en la nieve y fue imposible moverla.

El plan de ver el cañón esa tarde, ya había fallado. Más claramente cuando algunos huéspedes que venían de allí nos dijeron que no vayamos porque había nubes muy bajas y no se veía nada.
Como la tormenta recién empezaba y no pensaba irme sin ver el cañón, aunque tuviéramos que quedarnos una semana, llamamos a Las Vegas para cancelar una noche en el Super 8 y reservamos una más en el Maswik.
Debo decir que el Super 8 solo nos cobró media tarifa por la noche cancelada. Muy buena actitud :)
Hecha la aclaración, el plan de ver el atardecer también había fallado.

A la noche, cenamos en el patio de comidas que tiene el Maswik. Y aclaro que la pizza que hacen es excelente, aunque también tienen carnes, pastas y comidas rápidas.

Al otro día, nos despertamos temprano y esperanzados, pero el primer vistazo por la ventana fue decepcionante. La nevada gozaba de una salud envidiable y las estalactitas que colgaban del techo felices y contentas.
A pesar de esto, desayunamos y eso de las 11 de la mañana, paró de nevar y hubo un leve indicio de mejoría. Al momento, salimos corriendo a tomar los buses que hacen un recorrido gratuito por varios hoteles y que llega al Centro de Visitantes del parque.
Es más, la conductora, (todas las que vimos son mujeres), no hizo bajar dos kilómetros antes de llegar porque decía que el centro estaba cerrado. Afortunadamente, en ese momento la llamaron diciéndole que habían abierto y subimos de nuevo.

Cuando llegamos, fuimos directo al mirador más cercano, el Mather Point y finalmente pudimos ver el motivo de nuestros desvelos. El Gran Cañón estaba frente a nosotros y es absolutamente imponente.
Con el decorado de la nieve y el sol iluminándolo, realmente era un paisaje conmovedor.

Por suerte nos sacamos las ganas antes de que volviera la tormenta de nieve.
Antes decía que el Maswik había sido una buena elección. Era porque si nos hubiéramos alojado más lejos, por ejemplo en Tusayán, el pueblo más cercano, no hubiéramos llegado a tiempo de ver nada.

Finalmente, con la tormenta en su auge, pasamos la noche y a la mañana siguiente por suerte paró y nos dedicamos a tratar de sacar la camioneta que tenía 30 cm de nieve encima.
El motor arrancó enseguida y lo dejamos calentando mientras paleábamos la nieve bajo las ruedas y rompíamos el hielo que se formó abajo.
Por suerte tenían herramientas para prestarnos y una señora que trabajaba ahí nos dijo que usáramos “senders”, unas piedritas que en cuanto las pusimos bajo las ruedas permitió que pudiéramos salir por fin.

Parece a propósito, pero cuando terminamos empezó a despejarse y tentaba hacer otra visita al cañón, pero ya no queríamos más y salimos corriendo de vuelta a Las Vegas.

Lo que hicimos a la vuelta lo conté en la entrada anterior, solo queda agregar que en el camino pasamos por otro pueblito de la Ruta 66, Seligman, que parecía Radiador Springs, el de Cars. Hasta el auto de policía se parecía.
Paramos a almorzar en Roadkill Café, muy típico y con platos muy abundantes. Podíamos haber comido gastando la mitad, pero nos llevamos lo que sobró y lo terminamos en Las Vegas.

Bueno, en la próxima les contaré nuestra última parada antes de volver a Buenos Aires, la visita a Los Angeles.

Para completar este relato, les dejo la galería de imágenes de nuestro paseo por el Gran Cañón y lo que nos dejó el camino.

 

Dos semanas en USA – 6ta. parte – Los Angeles

Dos semanas en USA – 6ta. parte – Los Angeles

Los Angeles es el sexto y último relato de nuestro viaje de enero de 2017, con mi mujer y mis dos hijos, donde recorrimos un poquito de Estados Unidos.
En las entradas anteriores, les conté sobre algunos parques de Orlando: Magic Kingdom de Disney, Universal Studios e Isla de la Aventura, estos últimos de Universal, nuestra visita a Las Vegas y al Gran Cañón del Colorado.

De Las Vegas a Los Angeles hay casi 450 km de un camino bastante entretenido, cruzando el Desierto Mojave, pasando entre las Montañas San Gabriel y las Montañas San Bernardino, que hicimos con la camioneta rentada en Las Vegas.

 

Los Angeles es una ciudad enorme, formada por la unión de distintos pueblos que se fueron convirtiendo en los barrios actuales. Es la segunda ciudad más poblada de EEUU y parece que a la tarde se juntan todos en las autopistas.

Cuando estábamos decidiendo a donde ir, escuchamos muchos comentarios sobre que era una ciudad poco interesante, que era fea y a muchos no les gustaba.
Así y todo, con esa imagen que nos quitó expectativas, decidimos comprobar por nosotros mismos la veracidad de esas opiniones, dejando de lado otros destinos un poco más lejanos como San Francisco, que tiene mejores opiniones.

Nuestra experiencia fue muy buena y Los Angeles nos gustó mucho, bastante más de lo que esperábamos.
Por supuesto que hay lugares no tan agradables, como en toda gran ciudad, pero es una ciudad relativamente baja, con barrios muy bonitos y playas con atardeceres fantásticos.

Estuvimos dos días y medio y tratamos de organizarnos para ver lo más icónico de la ciudad como el Downtown, el Pueblo Antiguo de Los Angeles, el Observatorio Griffith, Santa Mónica, Venice Beach, Beverly Hills y por supuesto Hollywood, con el Paseo de la Fama, el Teatro Chino y el cartel de la colina.
Nos quedó pendiente hacer un recorrido por los estudios cinematográficos, Disneylandia en Anaheim, Malibú, el Museo Getty, el Parque de los Sequoias un poco más lejos y tantas otras cosas.

En resumen, nos dieron ganas de volver en un próximo viaje para recorrer la costa hasta San Francisco y los Parques Nacionales como Yosemite. Espero que sea pronto.

Encontrar alojamiento fue un poco complicado, no por falta de ofertas, sino porque los hoteles eran muy caros comparados con otros lugares de EEUU y finalmente, aunque eran pocos días, decidimos alquilar un departamento en Airbnb, siempre una buena opción.
Ubicado en Sunset Boulevard, en Hollywood West, era muy amplio, tenía cocina y estacionamiento. Este último bastante importante, porque es muy complicado estacionar en la ciudad.

El primer día, fuimos al centro. Como imaginamos mucho tránsito lo hicimos en el Metro.
Comprar los tickets del metro es bastante trabajoso. Hay que comprar una tarjeta TAP, que cuesta U$S 1 y cargarle lo que queremos gastar. Lo malo es que al ser cuatro, tuvimos que hacerlo cuatro veces para comprar la tarjeta y otras tantas para cargarla, porque no se puede seleccionar más de una por vez.

Lo primero que visitamos por recomendación de Viajeros en Acción (@ViajerosAccion), (unos amigos de Twitter), fue “The Last Bookstore“. Una librería genial, que cuando entramos nos decepcionó un poco, pero cuando recorrimos el piso superior nos encantó.

Al terminar la visita pasamos por el Walt Disney Concert Hall, la metálica sede de la Filarmónica de Los Angeles, un edificio diseñado por Frank Gehry y también por el Centro Cívico y el Grand Park LA.

Desde ahí, caminamos hasta el Pueblo Antiguo de Los Angeles y la Calle Olvera. El sector histórico de la ciudad, con rezagos de la cultura mexicana y edificios de la época de la fundación de el “Pueblo de la Reina de los Angeles” en 1781.
Pueden ver la Old Plaza Church, la iglesia más antigua de Los Angeles; la Casa Avila, la casa más antigua, que se conserva amueblada tal como en el Siglo XIX; la feria mexicana en la calle Olvera y se puede agregar Union Station, de 1939 con cierto estilo español.

Terminando nuestra visita al Downtown, tomamos el metro en Union Station. Construida en 1939 y utilizada en muchas películas, los trenes que salen de allí llegan a destinos tan lejanos como Orlando y Chicago.

A la tarde queríamos conocer Santa Mónica, la playa sobre el Pacífico, con su muelle y su parque de diversiones.

El muelle de Santa Mónica es un lugar imperdible, se puede estar horas mirando el mar o escuchando a los artistas callejeros, o tomando algo en los bares.
Aunque nosotros fuimos en invierno, la temperatura era de más de 20ºC, había gente en la playa y hasta en el mar.
Cuando baja el sol, se puede disfrutar de increíbles atardeceres sobre el mar. Un espectáculo inolvidable!

Al día siguiente por la mañana, empezamos nuestro último día completo en USA, ya que al otro día volvíamos a Buenos Aires.
Esta vez, la eleccíon fue Hollywood, el Paseo de la Fama y sus estrellas en la vereda, y por supuesto el Teatro Chino con las huellas de los famosos.

Siguiendo al oeste por el Boulevard Santa Mónica, llegamos a Beverly Hills, el barrio de las estrellas.
Caminamos por Rodeo Drive, visualmente muy lindo con sus locales de primeras marcas y diseños que marcan tendencia.
Un lindo lugar para los que les gusta y pueden comprar algo exclusivo. Pero los viajeros comunes como yo, probablemente sentirán una sensación de estar en el lugar equivocado.

Para terminar el día fuimos al Parque Griffith. Un parque hermoso en las Sierras de Santa Mónica, al norte de Hollywod West y les recomiendo ir temprano porque al atardecer se llena de gente buscando fotos de las excelentes vistas.

En el parque, también pueden visitar el Observatorio Griffith, el Zoológico de Los Angeles, el Teatro Griego o subir hasta el Cartel de Hollywood.
El observatorio es muy interesante y ofrece exhibiciones, tiene un planetario y se puede explorar con los telescopios.
Si no les interesa la astronomía, pueden ver de bastante cerca el Cartel de Hollywood o la ciudad desde lo alto.

El último momento que pasamos en Los Angeles lo aprovechamos para pasar por Venice Beach, a pocas cuadras al sur de Santa Mónica y muy cerca del aeropuerto.
La playa y sus alrededores son muy pintorescos, con sus pistas de skate, los gimnasios al aire libre y los puestos callejeros que resultaron una linda despedida.

Para terminar, les dejo una imagen de la Cordillera de los Andes, que cruzamos en nuestro vuelo de vuelta a Buenos Aires y si quieren ver más fotos, pueden ver la Galería de Los Angeles.

Como siempre, a la vuelta de un viaje tenemos sentimientos encontrados. por un lado la tristeza de que se haya terminado y por otro la felicidad que nos dejan los momentos vividos.
Por estos últimos, es que escribo este blog. Esos momentos son mucho mejores y duran más al compartirlos.

Translate »