En esta entrada les voy a contar nuestra visita a la “Gran Manzana“, a la ciudad de Nueva York.

Tan vista en las películas y series, que parece que ya la conocemos, pero tan interesante que colma las expectativas más ambiciosas.
Hay mucho para ver y hacer en Nueva York, museos, parques, paseos en barco, subir a los emblemáticos edificios para ver la ciudad desde las alturas y sobre todo la propia ciudad, que es una gran atracción en sí misma.

Nuestro viaje fue en la primera semana de marzo, todavía en invierno. Veníamos de la siempre cálida Florida, después de haber estado en los parques de Orlando y nos tuvimos que abrigar bastante para soportar el frío de esas latitudes.
Debo decir que es una buena combinación, para conocer dos lugares geniales y absolutamente diferentes de Estados Unidos.

Como éramos cinco, después de buscar bastante, decidimos alquilar un departamento y como Manhattan era caro y no nos terminaba de cerrar lo que nos ofrecían, finalmente alquilamos en Brooklyn por la web de Homeaway, que junto con Airbnb, me parecen de lo mejor.
Por supuesto, resultó mucho más cómodo que un hotel, por más estrellas que tenga, comprábamos comida en el supermercado, junto con la vecina de enfrente, limpiábamos cuando queríamos y de vez en cuando comíamos afuera, sobre todo al mediodía cuando recorríamos la ciudad.
Vivíamos como neoyorquinos.

Nuestro departamento en Brooklyn

Antes hablé de Manhattan y Brooklyn, estos son dos de los cinco distritos que forman la ciudad de Nueva York, junto con Harlem, Queens y Staten Island.

En Nueva York, por suerte, existe el transporte subterráneo, que con una tarjeta de U$S 29, les permite viajar libremente durante siete días y está tan bien conectado, que es difícil encontrar un lugar al que no llegue alguna línea, excepto a Staten Island donde hay que cruzar con un ferry.
De hecho, a dos cuadras de donde vivíamos, había una terminal por donde pasaban 8 ó 9 líneas, donde viajaban turistas, el señor que iba a la oficina, el obrero que iba a la fábrica y los chicos que iban al colegio.

Si elegimos el transporte público y nuestra propia información, una de las cosas que hay que prever al viajar a Nueva York, son las ganas y el estado físico necesarios para caminar todo el día, ya sea en la calle o en cualquier museo o exposición.
Es importante organizar las salidas según el tiempo de la estadía, para ver lo que más nos interese y no morir en el intento. A pesar del buen transporte, hay muchos lugares y aunque caminemos cuatro o cinco cuadras de uno a otro, se pierde tiempo y si no se recorren por zonas o barrios, no van a ver casi nada.

A Manhattan, hay que caminarla para conocerla un poco, así se pueden ver en calles que cortan la 5º Avenida, edificios muy viejos, parecidos a los de Brooklyn; iglesias y edificios antiguos, recortados y hasta pegados a enormes torres de vidrio y acero.

Que hacer en Nueva York? Les dejo algunas ideas que a mi me parecen interesantes, pero que obviamente va en el gusto de cada uno.

 

Paseo en barco a la Estatua de la Libertad

Parten desde varios lugares, nosotros lo tomamos en Battery Park, en el extremo sur de Manhattan. Pueden ser con o sin parada en Liberty Island, donde está la estatua. Otra opción, pero gratis es tomar el ferry a Staten Island, que pasa cerca de la estatua y tiene buenas vistas.

 

La impactante skyline de Nueva York

La Estatua de la Libertad, regalo de Francia para festejar el centenario de la independencia

Subir al Empire State

Preferentemente cerca del atardecer. Si no tienen vértigo, van a disfrutar de vistas geniales.

 

Subir al Top of the Rock en el Rockefeller Center

Desde este edificio, se pueden ver el Empire State y el Central Park desde una excelente ubicación. También pueden patinar sobre hielo en la plaza del complejo.

 

El MOMA, el Museo de Arte Moderno

Muy interesante, (para el que le gusta el arte), donde se pueden ver obras de Picasso, Van Gogh, Edward Munch, etc.

Me gustó mucho más que el Guggenheim, donde el edificio es genial, pero las muestras no me gustaron.

 

Cruzar el Puente de Brooklyn caminando

Un paseo muy tranquilo y que se puede aprovechar mejor comiendo pizza en Grimaldi’s bajo el puente y viendo Manhattan desde el otro lado del East River.

 

Cruzando el Puente de Brooklyn

Manhattan desde la costanera de Brooklyn

Caminar por el Central Park.

Este parque enorme, de unas diez cuadras de ancho por cincuenta de largo, tiene pista de hielo, campo de golf, un estadio, el Zoo de Nueva York, etc. Lo van a disfrutar.

 

El Museo de Cera de Madame Tussaud’s

Existe en muchas ciudades importantes del mundo y tiene figuras muy buenas, excelentes y algunas malas, pero a lo largo de cuatro o cinco pisos van a ver desde estrellas de cine, a deportistas famosos, pasando por astronautas y músicos.

 

Bruce Willis y un duro de matar

Recorrer Wall Street

Preferentemente un domingo, puede ser interesante conocer el centro financiero de la ciudad y sacarse fotos con el famoso toro.

 

El Museo de Ciencias Naturales

Si van con la idea de que sea como en la película, olvídenlo, se decepcionarán. Igualmente es interesante y lleva varias horas recorrerlo, así que vayan con ganas.

 

Time Square

Un lugar de reunión, con los clásicos carteles luminosos, una pantalla gigante y un guitarrista semidesnudo. No dejen de visitar la juguetería ToysRus.

 

Time Square

Juguetería ToysRus

Ground Zero

El lugar donde estaban las Torres Gemelas, ahora con nuevos edificios y museo. Ya se puede subir al nuevo One World Observatory.

 

Esto es lo que visitamos, por supuesto hay muchísimas cosas más que les pueden interesar. Les recomiendo que elijan las actividades que quieran hacer y vean su costo, quizás les convenga comprar la tarjeta New York Pass, con la que pueden ahorrar y además, salvarse de hacer colas. Si no, pueden ver el listado de atracciones de en la web y descubrir cuales les gustan.

Uno de los puntos que muchos se preguntan, es el tema de la seguridad. Para ser sincero, nosotros no estábamos en la calle después de las 20 hs, no por la inseguridad, sino por el cansancio; así que no sé como será en horarios extremos, pero durante el día, viajando en metro o caminando, jamás recibimos siquiera una mala mirada.

En muchas atracciones (Empire State, Gound Zero, Top of the Rock), revisan, hay que pasar por el escáner y hasta sacarse los zapatos. Igual que en los aeropuertos.

Por último, Dios, la naturaleza  o quien quieran, nos regaló una nevada el último día, que disfrutamos muchísimo, sobre todo en el Central Park, que nevado es espectacular y le dio al viaje, ese toque que lo hace inolvidable.

 
Translate »