Bienvenidos a Munich!!!

Munich, a diferencia del resto de ciudades que visitamos, no era prioridad. El verdadero interés lo teníamos en el road trip, que hicimos hasta el Castillo de Neuschwanstein y los pueblitos bávaros de casas pintadas como Oberammergau y Mittenwald. Sin embargo, fue una ciudad que nos sorprendió por su belleza y que sin dudas vale la pena conocer.

Esta es la cuarta parada de nuestro viaje a Europa en invierno 2019, después de recorrer Atenas, BudapestViena, y como el clima nos siguió acompañando pudimos hacer todo lo que planificamos.

Como siempre pueden ver en Europa 2019- La planificación, el detalle de la organización con sus costos de transporte y alojamiento, y en Europa 2019 – Opiniones finales, el resumen del viaje con opiniones lo más objetivas posibles de líneas aéreas, trenes, buses, alojamientos, clima en el invierno europeo, alquiler de autos, etc.

También les dejo mi Guía Diaria de Munich que quizás les sirva para organizar su propio viaje!!!

Munich

 

Llegando a Munich

Dejamos Viena el 17 de febrero y por primera vez probamos los servicios de los trenes alemanes de DB Bahn. Simplemente una maravilla.
El viaje hasta Munich tarda 4 hs y es super puntual en la salida y en la llegada. Hay varios tipos de asiento, pueden viajar en asientos comunes, con mesa o compartimiento. También pueden elegir entre 1ra. y 2da. Clase, nosotros viajamos en 2da. porque hay mucha diferencia de precio y además está perfecta para el viaje que hicimos.

Un dato importante a la hora de comprar es que también la web austríaca OBB hace el mismo recorrido, pero cuando buscamos era mucho más cara. Igualmente no está de más revisarla por las dudas.

Otro dato es reservar con bastante anticipación, (creo que se puede comprar desde tres meses antes), así pueden conseguir el «Super Sparpreis» y ahorrar bastante. A nosotros los cuatro adultos y un menor nos costó €88,60.

El tren nos dejó en la Estación Central de Munich, a unas 15 cuadras de Marienplatz en pleno centro.

DB Bahn
DB Bahn

 

Nuestro alojamiento

Munich es una ciudad cara para alojarse. Por eso no pudimos conseguir un departamento a precio razonable y tuvimos que elegir reservar dos habitaciones en un hotel, algo que nos pasó también en Amsterdam por la misma razón.

Nuestro hotel fue el Dolomit, a una cuadra de la estación, y lo reservamos por Hoteles.com. Aunque éramos cinco reservamos dos habitaciones triples y realmente lo puedo recomendar. Es un hotel viejo, pero está totalmente remodelado y las habitaciones fueron bastante cómodas y limpias. Además por la ubicación casi no usamos transporte público que también es bastante caro, excepto el último día.
Las tres noches nos costaron €335,38, a razón de menos de €23 por día y por persona.

 

Día 1 – Conociendo Munich

Ya acomodados en el hotel, fuimos a almorzar a un lugar que nos recomendó una chica peruana en el tren, L’Ostería, al otro lado de la estación. Es un buen lugar, comida buena y precio medio.
Les cuento que una de las cosas que hacíamos a veces para ahorrar en las comidas, era pedir «tap water», o sea agua de la canilla. Generalmente no hay problema, solo algunas veces nos dijeron que «no tenían» y tuvimos que pagar una botella. Esto les puede hacer ahorrar unos euros y es muy buena.

Terminado el almuerzo empezamos con nuestro recorrido, pasando por Karlsplatz y siguiendo por la peatonal Neuhauser hasta Marienplatz.
En este camino realmente me llevé una sorpresa, imaginaba una ciudad llena de edificios altos y supermoderna, pero me encontré con una zona baja y con mucho estilo alemán.
Antes de llegar a la plaza, pueden ver muchas tiendas, visitar la Iglesia de San Miguel y la Catedral de Munich.

Munich
Iglesia San Miguel Munich
Iglesia San Miguel Munich

La Catedral de Munich o Frauenkirche, fue construida por Segismundo de Baviera a finales del siglo XV y sus características torres se terminaron en 1525. Como mucho edificios europeos, sufrió muchos daños durante la Segunda Guerra Mundial.

Catedral de Munich

Una vez en Marienplatz se van a impresionar con el genial edificio del Nuevo Ayuntamiento y su torre de 85 m de altura. Además de la torre, se puede ver en la fachada el Carrillón Glockenspiel y sus 32 figuras que bailan al ritmo de las campanadas. El ayuntamiento se construyó entre fines del siglo XIX y principios del XX.

Marienplatz
Marienplatz

Cuando dejamos el ayuntamiento y la plaza, pasamos por el Viejo Ayuntamiento y seguimos hasta la cervecería más famosa de Munich, Hofbräuhaus.
Esta cervecería era la fábrica exclusiva de la familia Wittelsbach, allá por el siglo XVI, hasta que en 1858 la trasladaron y abrieron al público por decreto, convirtiéndose en centro de reunión de la ciudad.
Personajes como Lenin eran visitantes regulares y en la cervecería se proclamó la República Soviética de Múnich y los 25 puntos que regirían el régimen nazi.
Durante la segunda guerra mundial fue destruida y se reconstruyó en 1958.

Viejo Ayuntamiento
Hofbräuhaus

Por supuesto no podíamos irnos sin probar la cerveza y nos recomendaron la Hofbräu Original y como somos bebedores empedernidos, pedimos una de medio litro para los cinco (?). Menos mal, porque la verdad no me gustó. La cerveza alemana es bastante más fuerte que la que tomamos en Argentina y además dejaba un regusto amargo no muy agradable. Pero la vida da revancha y poco tiempo después tendría la oportunidad de probar otra variedad.

Después de nuestra «merienda», seguimos la caminata cruzando el boulevard Maximilianstrasse hasta Max Joseph Platz, donde se destacan el Teatro Nacional, el monumento a Maximiliano José I, (que promulgó la primera constitución alemana en 1818) y la Residencia de Munich, que visitaríamos más adelante.

A pocos metros de Max Joseph Platz se encuentra Odeonplatz, con la hermosa Theatinerkirche, (La iglesia de los Teatinos y de San Cayetano), y el Feldherrnhalle,(Templo de los Generales), una logia con esculturas muy parecida a la de la Piazza della Signoria en Florencia.

Max Joseph Platz
Max Joseph Platz
Odeonplatz

Cuando empezó a atardecer llegamos al hermoso y enorme Englischer Garten, (el Jardín Inglés), que de jardín tiene solo el nombre porque es más grande que el Central Park de Nueva York.
El parque fue diseñado en 1789 y tenía dos partes, una con un jardín militar y la otra con el primer parque público de la ciudad. Tres años después las unieron y abrieron al público.
Por supuesto no lo recorrimos todo, pero lo que vimos nos encantó y además nos pudimos acercar hasta el Eisbach, (Arroyo Helado), un canal artificial donde en todas las épocas se puede hacer surf en la famosa Ola de Munich.

Englischer Garten
Englischer Garten
Englischer Garten
Englischer Garten

Así terminó el primer día. Después del viaje y toda la caminata por la ciudad, terminamos relajados en este lugar genial y con fuerzas para el road trip del día siguiente que contaré en la 2da. parte de este relato, Munich y los Pueblos Bávaros – Europa en Invierno 2019.

 

Día 3 – Campo de Concentración de Dachau

Temprano salimos hasta la Estación Central, a tomar el tren que nos dejaría en la Estación de Dachau, para tomar luego el Bus 726 que nos dejaría en el Memorial del Campo de Concentración de Dachau.

En Munich, hay un boleto para grupos de hasta cinco personas que se llama Gruppen Tageskarte, cuesta €16,10 y se puede viajar en los trenes urbanos S-Bahn, metro, buses y tranvías. Fue una opción excelente para nosotros.

La entrada al campo es gratuita y se puede atisbar algo de su macabra historia recorriendo las barracas, los calabozos, los crematorios y varias salas que muestran propagandas de la época, pertenencias de las víctimas y mapas de los campos de concentración y exterminio en Europa.

Dachau
Dachau
Dachau
Dachau
Dachau
Dachau
Dachau
Dachau

Dachau fue el primer campo de concentración nazi abierto el 22 de marzo de 1933 y sirvió como modelo y prototipo para los siguientes. Más tarde sirvió como escuela de adiestramiento de las SS que lo controlaban.
En total, fueron asesinados 41.500 prisioneros. El 29 de abril de 1945 las tropas estadounidenses liberaron a los sobrevivientes.

La verdad que no es un lugar que den ganas visitar, pero sirve para tomar un poco de conciencia sobre nuestra historia y hasta sobre nosotros mismos.

Con respecto a las sensaciones, es muy difícil siquiera intuir lo que vivieron los prisioneros en ese lugar. Ni siquiera llego a imaginarlo.

Dachau

Terminado el recorrido, volvimos a Munich, con una sensación extraña, para seguir conociendo la ciudad.

Empezamos volviendo a Hofbräuhaus, esta vez para almorzar, pensando en hacer un gasto extra porque no es barato. La verdad no se que decir, la comida era regular y la atención menos que regular. No quiero generalizar porque en algunos lugares nos trataron amablemente, pero fueron los menos y la atención germana deja bastante que desear en algunos lugares.
Lo volvería a comprobar en Berlín.

Como la cerveza muniquesa se merecía una segunda opinión, esta vez probé la Münchner Weisse, la cerveza blanca, y esta si me gustó. Estaba muy buena, pero es bastante más fuerte que la nuestra para mi gusto.

Hofbräuhaus
Hofbräuhaus

Después del almuerzo fuimos a ver el mercado callejero Virktualienmarkt, muy ordenado y bonito, donde no compramos nada pero lo recorrimos con gusto.

Virktalienmarkt

Cuando dejamos el mercado fuimos a un lugar que recomiendo especialmente, la Residencia de Munich.

Desde 1508 y durante más de 500 años fue la residencia y sede de gobierno de los duques y reyes bávaros. Como muchos edificios alemanes sufrió muchos daños durante la segunda guerra mundial y fue reconstruida en 1945, convirtiéndose en uno de los museos más grande de Bavaria.

El recorrido por los salones es infinito. Se pueden recorrer distintos caminos y hasta terminé asustando a unos visitantes, al salir por una puerta secreta en la pared de un salón. Muy interesante para visitar, realmente vale la pena pagar la entrada.
Los tickets arrancan desde €7 para adultos, €6 para estudiantes y menores de 18 años entran gratis. Hay otros que permiten el acceso a pasajes y teatros no incluidos en el boleto básico con un costo máximo de €13.

Residencia de Munich
Residencia de Munich
Residencia de Munich
Residencia de Munich
Para terminar nuestra visita a la capital bávara, caminamos un rato por Maximilianstrasse, cruzamos el Río Isar y llegamos hasta el Maximilianeum, la sede del parlamento bávaro y donde se alojan los mejores alumnos durante sus estudios universitarios.
Seguramente, de haber estudiado ahí, yo hubiera dormido en un banco de la estación.
Munich
Maximilianeum

Ya terminando la tarde, tomamos un tranvía que nos dejó en el hotel para poder prepararnos para viajar a nuestra próxima escala al día siguiente, Praga.

Para llegar a Praga vivimos nuestra segunda experiencia en Flixbus. La terminal está en la estación de buses, detrás de la Estación Central y bastante escondida. A tal punto que tuvimos que preguntar para encontrarla. Por eso mismo la dejo en el mapa 🙂

Los espero en la próxima entrada con el relato de nuestra visita a la capital de la República Checa!