Organizando un viaje a Europa

Organizando un viaje a Europa

Como siempre digo, “organizar el viaje es parte del viaje“, y por supuesto, mi primera vez en Europa, necesitaba mucho, pero mucho trabajo de búsqueda y planificación, sobre todo cuando el tiempo y el vil dinero no sobran.

Antes que nada, les cuento algunas circunstancias del viaje que condicionaron algunas decisiones y que deben tener en cuenta para comparar con otras organizaciones, quizás más tranquilas, más baratas y visitando otros destinos.

La más importante e inamovible es que somos un matrimonio con dos chicos, un varón de 10 años y una chica de 17.
Podíamos destinar como máximo tres semanas para el viaje y los chicos deben perder lo menos posible del calendario escolar, (en Argentina, de marzo a diciembre, con un receso de dos semanas en julio).
Como tercer punto importante y distintivo, queremos conocer Galicia en España, donde nacieron los padres de mi mujer y Calabria, en Italia, donde nacieron mis abuelos, (como conté en “El Reino de las dos Sicilias“.
También debimos considerar que mi hija muere por conocer Londres y si vamos a Europa,¿cómo no ir a París?
Por suerte, al más chico solo le interesaba ir a Madrid a comprar juegos de PlayStation.

Ya que algunos de estos destinos no son tan turísticos para primerizos, sería muy raro que otro viajero reúna las mismas necesidades que nosotros, pero hay varios puntos generales que les pueden servir.

Ahora sí, el primer punto de la planificación, basado en lugares y tiempos no negociables, fue decidir el itinerario.

La idea general, era esta:

En Inglaterra solo Londres, tres o cuatro días.

En Francia, solo París, otros tres o cuatro días.

En Italia, Roma, Calabria, Florencia y Venecia, todo esto en una semana.

La última semana disponible, España, donde visitaríamos Barcelona, Galicia y Madrid.

Se darán cuenta que por la cantidad de lugares, el calendario estaba más que ajustado y tendríamos que andar bastante para ver las atracciones principales de cada lugar y nada más.

 

Bueno, decidido el itinerario, pasamos al segundo punto, las fechas.

No fue tan fácil elegir, pero en el balance creo que decidimos muy bien.

Lo normal en Argentina es salir en enero y febrero de vacaciones, pero escuchando consejos de gente que ya había ido, decidimos que el frío en el invierno europeo era una complicación importante. También nuestro invierno, (cuando los chicos tienen el receso escolar), nos ponía trabas porque allá es verano y los precios suben bastante.

Entonces quedaron como finalistas la primavera y el otoño, o sea temporada de clases, (no sé por qué, los chicos no lo veían como un problema).

En principio, habíamos pensado ir en octubre, o sea otoño en Europa, para tener más tiempo para organizar y quizás conseguir mejores precios por comprar con anticipación, pero como mis hijos tienen que faltar tres semanas al colegio,(previamente acordado con ambas escuelas), decidimos que abril era un buen momento, ya que si tenían algún inconveniente por faltar, podían recuperar lo perdido, cosa que en octubre es más complicado.

Comparando fechas de vuelos y hoteles, saliendo viernes o sábado y volviendo los mismos días. Probamos combinando todas las semanas de abril y algunas de mayo, siempre de a tres semanas.

Una buena fecha era desde el viernes 17 de abril al sábado 9 de mayo, eso nos daba 21 noches de paseo y los precios eran mejores que otras semanas, pero finalmente, como no había gran diferencia de precios y ganábamos un día, (que nos venía muy bien), salimos el miércoles 1ro. de abril y volvimos el sábado 25, aprovechando el feriado de Semana Santa.

Esto nos dejaba 22 noches para repartir entre todos los lugares que queríamos conocer.

El tercer punto fueron los vuelos principales, o sea desde y hacia Buenos Aires.

¿A dónde íbamos primero? ¿Cómo seguimos?

Al principio, antes de decidir las fechas, vi que era más económico ir a Roma y volver desde Madrid, que al revés, (por el tiempo disponible, estaba descartado llegar y volver desde la misma ciudad).

El problema fue que al cambiar las fechas y llegar en Semana Santa, Roma me pareció que iba a estar muy complicada con la cantidad de gente y con la disponibilidad de hoteles. Así que comparé ir primero a Madrid, a París y a Londres y aunque parezca raro, el viaje más barato empezaba por Londres, ciudad cara si las hay.

La vuelta quedó como estaba y volveríamos desde Madrid.

 

 

Donde comprar los pasajes, fue otro tema importante.

Como deben saber, hay muchos buscadores de vuelos, Expedia, Kayak, Skyscanner, Despegar, eDreams, Momondo, Liligo, Trabber, etc., pero no todos me sirvieron, algunos porque no tienen opción “multidestino”, otros como Despegar, ofrecen pagar en cuotas, pero tiene mucho recargo y pagando al contado no era tan barato. Kayak me ayudó bastante para comparar precios. Skyscanner no me gustó, porque al elegir un vuelo, confirma el precio con la aerolínea y siempre me aparecía un precio más caro que el ofrecido. Sobre eDreams, leí varias referencias que no eran muy buenas, de gente que había tenido problemas con la atención.

 

Bueno, después de dar varias vueltas y entrar varios días a todas las web para ver tendencias de suba o baja en los precios, terminé comprando en Expedia, que ya conozcía de mi viaje a EEUU y la verdad es que no tuve ningún problema y siempre encontré buen precio.

 

Después de esto, empecé a pensar en los vuelos internos, (de Europa), y probé varias posibilidades:

LondresParísRomaVeneciaBarcelonaVigoMadrid.

Como notarán, faltan ciudades, pero en principio había pensado alquilar un auto para ir a Calabria, volver a Florencia y seguir a Venecia y otro desde Galicia a Madrid.

Esta opción la descarté, porque el vuelo de Venecia a Barcelona, era bastante caro, comparado con otras opciones.

Para no hacerla tan larga, combiné estos lugares de varias maneras, sumando precios de una manera y de otra, (con la ayuda inestimable de Excel) y la mejor ecuación, deseo, precio y lógica, (no necesariamente en ese orden), me dio de esta manera:

LondresRomaVenecia – ParísBarcelonaVigo – Madrid

 

La idea de alquilar auto para ir a Calabria y luego a Florencia, me la disolvió un amigo, que me advirtió del tráfico, del precio de la nafta y los peajes, sin contar con las horas de manejo y el cansancio, y me sugirió acertadamente que considerara la posibilidad de usar el tren.

El tren en Italia, (pueden mirar en Trenitalia), por lo que sé es bastante eficiente y si se compran boletos con la suficiente anticipación, (nunca mayor a cuatro meses), se pueden conseguir precios muy convenientes.

Por ejemplo, de Roma a Calabria, pudimos viajar los cuatro por € 42 y dura unas 5 hs. Pensando que son cerca de 600 km de ida y que gastaría unos 50 litros de nafta a € 1.80 el litro, solo de combustible, sin contar peajes y alquiler, ya tengo € 90 como mínimo.

Otro tema de los alquileres de auto en Europa, que no me pasó en EEUU, es que si no se contrata el seguro contra todo riesgo, que cuesta unos € 30 por día, nos podemos meter en un problema más que grave, ya que el seguro obligatorio tiene una franquicia de cerca de € 2000, dependiendo del auto, por robo o daños, que como se imaginan, puede arruinar la planificación y el bolsillo más sólido.

Por si no queda claro, la franquicia es el máximo que debemos pagar por un incidente, o sea que si el gasto de reparación o reposición es mayor, pagaremos el valor de la franquicia y si es menor, lo pagaremos todo.

 

Los vuelos “internos”, los compré en Easyjet, una compañía aérea de bajo costo, donde a pesar de tener que pagar por el equipaje, se consiguen buenos precios.

La única excepción fue el vuelo de Barcelona a Vigo, que lo compré en Vueling, que tiene mejores precios para vuelos dentro de España.

 

Finalmente para terminar esta etapa, y a modo de resumen, el viaje quedó así:

De Buenos Aires, fuimos a Londres, estuvimos tres días, volamos a Roma, otros tres días, fuimos en tren a Calabria, (la estación es Lamezia Terme), alquilamos un auto por un día, recorrimos Tropea, Drapia y Caria, al otro día en tren a Florencia, estuvimos tres días, seguimos con el tren a Venecia, nos quedamos dos días y volamos a París, allí después de unos escasos tres días salimos para Barcelona, tras los ya típicos tres días, volamos a Galicia, (Vigo), alquilamos otro auto por tres días, recorrimos Pontevedra, Cambados, Illa de Arousa y salimos para Madrid, donde dejamos el auto y nos quedaron dos días para aprovechar, antes de la inevitable vuelta a casa.

Bueno terminé, aunque esto recién empezaba.

Para ver los hoteles, atracciones y experiencias del viaje, pueden leer “Tres semanas en Europa – 1ra. Parte – Tres días en Londres“, nuestro primer destino europeo.

Si llegaron hasta este punto, como premio les regalo mi Guía de viaje a Europa, que quizás les pueda servir de referencia en algún punto.

Londres, nuestro primer destino europeo
Como planificar un viaje en pocos pasos

Como planificar un viaje en pocos pasos

Planificar un viaje por nuestra cuenta no es fácil, lograr obtener la organización ideal lleva mucho tiempo y trabajo, pero también se puede disfrutar y vivir como parte del itinerario.

Es verdad que ahora, con internet, es infinitamente más fácil buscar opciones, encontrar recomendaciones y evitar decepciones; pero a su vez, nos abre un abanico tan grande de variantes, que se complica elegir la solución óptima.

Para lograr esto, debemos tener claro que las variables económicas, la oferta y la demanda, las propias circunstancias y otros tantos imponderables, seguramente nos harán resignar en algunos casos tiempo, comodidad y la obtención de la mejor relación precio – calidad, pero seguramente lograremos un resultado mejor que el que se consigue comprando un paquete de vacaciones pre armado y seguramente lo disfrutaremos más.

Acá les dejo, los que según mi criterio, son los pasos fundamentales para lograr una planificación medianamente decente.

Espero que les sirva!

1. Antes de invertir dinero

 

Lo primero es definir el itinerario.

Parece obvio, pero elegir él o los lugares a visitar no es lo único. Hay que verificar costos, fechas y preferencias con distintas alternativas de ruta, porque si son varios lugares, es posible que sea más costoso hacer un recorrido que otro o puede haber eventos que querríamos ver o evitar.

Por ejemplo, ir de Buenos Aires a Miami y de ahí a Nueva York, puede ser más económico que ir a Nueva York y después a Miami, según el momento del viaje.
Viajar a Roma en Semana Santa, puede ser buenísimo, pero quizás no nos interesen las multitudes.
Consideren las distintas opciones.

Una vez decidida la época y si se tiene la posibilidad de ser flexible con las fechas, se deben verificar los costos de transportes y alojamientos, saliendo distintos días o los mismos días en distintas semanas o meses. Pueden variar bastante de una semana a otra.

Definidos el destino y las fechas, hay que asegurarse de tener los documentos al día y las visas que les pudieran requerir, con la anticipación necesaria.
No contraten nada antes de tener todo en regla!!!

2. Como llegamos a nuestro destino?

Para vuelos, lo más aconsejable es comparar precios en megabuscadores, (los que buscan en varios buscadores), como Kayak y Skyscanner; webs de aerolíneas y buscadores de su confianza.
Yo por ejemplo, siempre encuentro buenos precios en Expedia para vuelos largos. Para regionales, son mejores las aerolíneas de bajo costo como Easyjet, Vueling, etc.
Cuidado con los costos extra por equipaje, las aerolíneas de bajo costo cobran aparte cada valija, solo permiten el equipaje de mano en forma gratuita. También vean que según el país o región que visiten, pueden encontrar una empresa más conveniente que otra.

El tren, en algunos países o regiones es un medio de transporte muy conveniente, como en Europa en general.

Países como Argentina, tienen destruida su red ferroviaria, gracias a los políticos de turno de los ‘90.

Si están en un lugar donde funciona bien, es más seguro y rápido que el autobús. Pueden comprar los boletos en las páginas oficiales y algunos hasta ofrecen descuentos del 50% en el alquiler de autos, como Trenitalia, reservando con un número que viene en el pasaje.

Por supuesto no hay que descartar el auto, sea propio o alquilado.
En caso de viajes internacionales o interregionales, verifiquen la documentación, seguros y mercaderías que pueden llevar, sino pueden tener problemas en las aduanas o en los controles.

 

3. Dónde nos alojamos?

Esto depende mucho de los gustos, recursos y expectativas del viajero.
Se pueden preferir hoteles de lujo, medios y baratos. Quizás opten por alojarse en un departamento o en un camping, en un albergue estudiantil o en casas de familia.

Lo más importante es que en base a esto, busquen opiniones de huéspedes para no equivocarse en la elección y también alojamientos bien ubicados, cerca de los medios de transporte.
A veces es mejor pagar un poco más, paro no tener que perder tiempo y gastar la diferencia en viajes, otras quizás conviene viajar un poco más, pero tener un alojamiento mejor.
Dicho esto, pueden buscar opiniones en Tripadvisor, hoteles en Hoteles.com o Booking.com y departamentos en HomeAway o Airbnb.
Como último consejo, les sugiero reservar hoteles con “Cancelación gratuita”, que quizás cuestan un poco más, pero nos permite anular la reserva y hacer otra más conveniente si aparece.

4. Qué queremos hacer?

Este ítem, por supuesto, está directamente relacionado con la elección del destino y con los gustos del viajero, pero además es muy útil hacer un cronograma de las actividades que nos interesan, para saber de cuánto tiempo debemos disponer para recorrer lo que queremos, o cuanto podemos ver o hacer con el tiempo disponible.

Una web que les puede facilitar la organización del tiempo es Tripomatic, donde podemos elegir las atracciones de cada ciudad y nos arma un recorrido personalizable, con tiempos aproximados de visita.

También podemos decidir si contratamos excursiones organizadas o visitamos atracciones por nuestra cuenta. Esto depende de las distancias entre puntos de interés, si disponemos de vehículo adecuado, si conocemos algo del lugar o no.

Por ejemplo, hace varios años estuve un día en Santo Domingo y realmente no tenía idea de que había para ver o hacer, así que decidimos contratar un guía turístico que nos ahorró largas caminatas sin sentido y pérdidas del tiempo que no teníamos.

Hay que destacar que en muchas de las grandes ciudades, existen tarjetas turísticas, que adquiriéndolas, nos permiten ingresar sin costo a las atracciones, muchas veces sin hacer colas y algunas tienen incluido el transporte.

Para decidir si conviene o no comprarlas hay un único método efectivo: Hacer una lista de las atracciones que queremos visitar “obligatoriamente” y sus costos, sumar todos y ver que sea más costoso que el valor de la tarjeta.
También es muy ilustrativo entrar en foros como el de Los Viajeros.com.

No olviden revisar valores si van con chicos, porque muchas veces tienen descuentos o entran directamente gratis en algunos lugares.
Algunas tarjetas son la New York Pass, London Pass, Roma Pass, París Pass, etc.

Les dejo un pequeño truco. En las web de la tarjeta elegida, carguen la cantidad de tarjetas, el tiempo de duración y vayan a “comprar”. Carguen sus datos, (nombre, mail, dirección, etc.). Cuando lleguen a los datos de pago, cierren la página, (sin completar datos de tarjeta) y esperen unos días, seguramente les llegará una promoción con algún descuento que puede ser del 10 ó 15%.

5. Cómo nos movemos?

Es un tema no menor, en cuanto a costo, el de los traslados desde y hacia los aeropuertos.
Sobre esto, solo les puedo decir que entren en la web turística de cada ciudad y en la de los aeropuertos y comparen opciones.

Hay aeropuertos que tienen bus, tren, traslados privados, autobuses de aerolíneas, taxi, etc. Es importante entender que no hay una regla, cada lugar tiene una opción más conveniente que otra.

Casi lo mismo se puede decir del transporte en las ciudades, cada una es particular.
Pueden tener tarjetas para el transporte público de distintas duraciones o packs de boletos o boletos diarios, etc.

Por ejemplo en Nueva York, creo que el metro es insuperable; en los parques temáticos de Orlando, es casi imprescindible alquilar un auto; en Buenos Aires, lo mejor es el subte, pero hay pocas líneas; otros lugares directamente no tienen transporte público, etc.

Cada destino con su receta.

6. Buscar información local

Es recomendable, además de entrar en foros, en guías, sitios turísticos y en blogs, saber dónde comen, dónde compran y qué lugares visitan los residentes, que generalmente conocen los lugares más convenientes y menos poblados de gente.

También es imprescindible, conocer las webs oficiales de algunas atracciones, como por ejemplo en los museos o exposiciones, para conseguir mapas, conocer horarios, valor de las entradas, si están en época de restauración, etc

Existen sitios, dedicados a temas específicos como Viajero Mágico, de lectura obligatoria para una estadía óptima en los parques de Orlando.

Yo mismo cuento sobre algunos lugares no muy conocidos, en “Bariloche, Dina Huapi – Secretos y experiencias

7. No hay que olvidarse

No minimicen los temas prácticos, que forman parte de los turísticos.
Averigüen que tipo de enchufes usan y el voltaje del lugar donde vayan, donde cambiar su dinero por moneda local, investiguen el clima, seguridad, teléfonos de emergencia, temporadas altas y bajas, etc.

Y sobre todo, no se olviden de pasarla bien!

Organizando un viaje a Disney

Organizando un viaje a Disney

Si van a viajar y deciden contratar una agencia de viajes, esta entrada no es para ustedes.

La idea es contar como organicé mi viaje a Disney y Nueva York por mi cuenta, las consideraciones que tomé en cuenta y las posibilidades que aparecieron en ese momento.

Es bastante particular, como supongo que lo son las circunstancias de cada viajero, pero les puede servir de ayuda. Eso espero.

Bueno, para empezar, les cuento que íbamos a viajar cinco personas, tres adultos y dos chicos en edad escolar, lo que ya empezaba complicando un poco la cosa, por el tema del alojamiento y de alquiler de auto.

Nosotros vivimos en Buenos Aires y la temporada escolar de los chicos, empieza los últimos días de febrero, o sea en pleno verano nuestro y pleno invierno en el norte. Por eso lo primero que tuvimos que considerar fue la fecha, ya que si íbamos en enero o principios de febrero, teníamos miedo de que haga mucho frío y mal tiempo en Nueva York, no así en Florida que tiene un clima más tropical y no varía tanto la temperatura.

Por el contrario, si íbamos en las vacaciones de invierno, el clima tampoco nos favorecía, porque en los parques hace mucho calor y por lo que sé, en Nueva York también.

Finalmente, decidimos ir la última semana de febrero a los parques y la primera de marzo a Nueva York. El colegio podía esperar unos días.

Lo primero que un argentino debe tener, al planear un viaje a Estados Unidos, es la visa que le permita entrar en el país, (además de un pasaporte vigente, por supuesto).

No compren pasajes, no contraten alojamiento, ni nada, sin tener ambos documentos.

Pueden informarse aquí, https://www.usvisa-info.com

Algunas webs, donde buscar vuelos, alojamiento, etc.

Una vez que tengan todo en regla, pueden empezar a contratar los pasajes aéreos. Hay muchas webs que ofrecen ofertas de vuelos, algunas son Despegar, Kayak, Expedia, etc.

Lo importante es saber, que con bastante anticipación es más fácil encontrar buenas ofertas.

Por contraposición, si no tenemos preferencia de fecha, hay buenas oportunidades de último momento, aunque es más difícil si son muchos pasajeros. Yo los compré con nueve meses de anticipación y pese a seguir curioseando, no encontré ofertas mejores.

No se olviden de analizar, además del precio, la duración del vuelo, la cantidad de escalas y sobre todo, cuando van a varios destinos, como hice yo, ver si conviene entrar y salir de EEUU por el mismo aeropuerto y manejarse allá con vuelos internos o entrar por uno y salir por otro. A veces, se puede preferir perder dos horas en una escala y ahorrar U$S 50 por pasaje, o tomar un vuelo directo un poco más caro, pero más rápido. Es importante también, considerar si les conviene ir a Miami y manejar los 370 km hasta la zona de los parques, o volar directamente a Orlando.

Después de varias búsquedas, encontré la mejor oferta en Expedia, pero no quiere decir que siempre tengan el mejor precio, hay que investigar y comparar en cada momento para poder elegir bien, con esto quiero decir que teniendo una idea aproximada del valor del viaje, entrar varias veces a cada web porque los precios varían día a día.

Después de tener asegurada la fecha de llegada, ya podemos reservar el alojamiento, alquilar auto y hasta comprar las entradas de los parques.

Vamos primero con el alojamiento. Si van a los parques de Disney o de Universal, ambos tienen hoteles propios, ambientados, con planes de comida, traslados, estacionamiento gratis y arman buenos paquetes, que hasta pueden incluir un viaje en crucero.

En nuestro caso, como no nos gusta mucho la vida de hotel, queremos tener una cocina y algo más que una habitación, (sin contar que éramos cinco y teníamos que pedir dos), preferimos reservar un “apartamento” en un condominio, con estar, cocina completa, dos baños y dos habitaciones, también tenía pileta, cancha de tenis, sala de juegos, etc., muy cerca de los parques, (a veces más cerca que los hoteles propios) y por suerte en ese momento, bastante más barato que los hoteles.

Les paso el dato, pero hay mucha oferta, es cuestión de buscar una buena, yo la encontré en el Orbit One Vacation Villas.

Ah, una cosa más, también lo reservé por Expedia

Departamento de dos dormitorios en el Orbit One Vacation Villas

Teniendo los pasajes y alojamiento, todo lo demás es bastante más relajado, porque no hay problema de fechas que deban coincidir, pero igualmente hay algunas reservas que conviene hacer con tiempo.

La reserva del auto, es algo que sería bueno prever con anticipación, pero solo por la variación de precio que tiene día a día.

Buscando en la web de las principales empresas de alquiler y en otras que comparan precios entre varias, noté que en casi todas había que pagar en el momento o no tenían precios muy atractivos, además de una amplia brecha entre un precio y otro.

Por suerte, encontré en un foro, una web recomendada, que además de tener muy buen precio, se paga totalmente cuando se retira el auto, es más se puede cambiar la reserva las veces que se quiera y eso automáticamente anula la anterior, o sea que se reserva y si el precio mejora, se reserva nuevamente y listo. La web es Happy Tours.

 

Para terminar con los parques temáticos, les recomiendo varias cosas que cada uno adaptará a sus gustos y necesidades:

Compren las entradas por internet, generalmente tienen descuentos que no tienen en los parques.

No compren, si ofrecen un descuento demasiado grande, hay mucha venta  fraudulenta y como Disney y Universal tienen casi un monopolio, no necesitan bajar demasiado los precios.

Planifiquen, investiguen y organicen sus idas a los parques, hay demasiadas cosas para ver y si no tienen idea de lo que hay, se van a perder muchas de ellas y van a hacer colas que les empañarán la famosa “Magia de Disney”.

Para esto hay una web, que considero de entrada obligatoria, que es Viajero Mágico, donde hay calendarios de eventos, estrategias de recorrido y un montón de datos interesantes, junto con un foro que trata todo lo que hay que saber.

Viajero Mágico, la guía imprescindible para visitar los parques

Otra web muy útil, es Undecovertourist, que tiene un calendario que nos informa las fechas y días en que hay más o menos gente en los parques y además tiene entradas con descuento, es confiable y tiene videos y descripciones de las atracciones.

Por último, no tienen que hacerse demasiado problema si lo que planean no se cumple al pie de la letra, pónganse objetivos de máxima y traten de hacer todo lo que puedan, recuerden que la idea principal es disfrutar.

.

Island of Adventure y la magia de Harry Potter

Ah, les agrego un tip para los obsesivos. Cuando sepan donde se alojarán, entren en Google Maps, métanse en Street View, recorran los alrededores de su alojamiento y vean los locales de comida que hay, después pueden registrarse en la web de cada uno e imprimir cupones de descuento. Algo van a ahorrar en Denny’s, Ponderosa, Ihop, etc.

La organización de la etapa en Nueva York, la cuento en la próxima entrada. . .

 

Organizando un viaje a Nueva York

Organizando un viaje a Nueva York

Como conté en la primera parte, “Organizando un viaje a Disney“, organizar un viaje por cuenta propia lleva tiempo y trabajo, pero se disfruta desde el mismo momento en que nos metemos en internet a consultar los vuelos. Insisto en que las ofertas, ya sea de precios, de vuelos directos o con escalas, desde un aeropuerto o desde otro, varían casi diariamente y es preciso estar atento para conseguir la mejor combinación posible.

En mi caso, volamos de Buenos Aires a Miami, retiramos el auto y manejé hasta Kissimmee, muy cerca de los parques. Ahí estuvimos seis días, volvimos a Miami en auto, donde tomamos el avión a Nueva York, donde estuvimos ocho días, para finalmente volver a Buenos Aires.

El Puente de Brooklyn

El problema del alojamiento en Nueva York fue un poco más complicado. En principio, porque es bastante más caro que en Florida; el segundo tema a resolver es que éramos cinco y hubiésemos necesitado dos habitaciones, con lo que nuestro pequeño presupuesto se hubiera  descompensado prematuramente.

Para evitar esto, durante bastante tiempo busqué algún hotel que nos alojara a los cinco en una habitación, por un precio razonable, pero sin resultado. Obviamente estaba buscando en Manhattan, el sinónimo de Nueva York, y hurgando por las webs, empecé a ver departamentos en alquiler.

Esto nos solucionaba el problema de la cantidad de pasajeros, pero seguíamos con el tema del precio. Eran bastante caros.

Por suerte, después de buscar y buscar, sin encontrar, mi mente se abrió a la verdad, Manhattan no es Nueva York, es solo una parte, la más conocida, la más vendida y la que tiene más atracciones, (aunque no necesariamente atractivos).
Para gente como nosotros, también existe Brooklyn.

Nuestra calle de Brooklyn

Brooklyn fue la revelación. Un barrio, a poco tiempo de las atracciones, con buenos medios de transporte, bastante más barato y con la posibilidad de vivir una experiencia distinta del turista medio que visita la gran manzana.

También hubo que buscar, imaginen que la oferta turística es enorme y encontrar el ideal es difícil, pero por suerte hay muchas webs de alquiler de departamentos y finalmente encontré lo que buscábamos:

Un departamento con tres dormitorios, cocina completa y hasta un patio, estaba a dos cuadras del metro por donde pasan casi diez líneas y además teníamos un shopping y supermercado a pocos metros. Fue un placer estar ahí y por suerte sin ningún problema de inseguridad. Pagamos la reserva por internet, en una página confiable que se las recomiendo, se llama Home Away.

El departamento que alquilamos a una cuadra del Barclays Center

Un último tema por definir, fue si comprar o no la tarjeta New York Pass, con la que se puede acceder gratis a muchas atracciones de Nueva York. Aunque existen otras, me pareció la mejor para nuestra estadía.

Para saber, si conviene o no comprarla, hay que trabajar un poco. . .

Primero revisar las atracciones disponibles en su web, (algunas no lo están en determinadas fechas) y en base a la cantidad de días que estaremos, elegir cuales nos interesan realmente, cuanto tiempo nos tomaría verlas y fundamentalmente calcular el costo total de las elegidas y compararlo con el de la tarjeta.

Lo último para tener en cuenta, sería que en determinados horarios, se puede entrar gratuitamente a los museos.

Bueno, así fue la organización del viaje, bastante particular por las circunstancias, pero creo que con estas pautas generales, es posible armar unas vacaciones a medida y queda claro que el que busca encuentra.

Si quieren saber como nos fue, pueden leer mi relato en “Conociendo Nueva York

Translate »